Imprimir

El cambio climático y el uso ilegal del agua, las grandes amenazas de los humedales

on . . Visitas: 911

2010-02-1_ima2
Ecologistas en Acción recuerda que el calentamiento global ha reducido la aportación de agua a los cauces de los ríos un quince por ciento entre 1995 y 2005 en relación con el periodo 1940-1995

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, inauguraron de forma oficial ayer, el Centro Español de Humedales (Cehum) en Gandia (Valencia), al coincidir con el Día Mundial de este ecosistema, según informó esta entidad. Así, indicó que la creación del Cehum, promesa adquirida por el Gobierno español durante la presente legislatura, es una iniciativa de la Fundación Biodiversidad en colaboración con la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), la Universitat de València (UV) y el Ayuntamiento de Gandia.

MADRID | EFE El cambio climático y el uso ilegal del agua son las grandes amenazas de los humedales españoles, unos hábitats que en los últimos cuarenta años se han ido desecando progresivamente hasta perder el sesenta por ciento de su superficie.
Según el Convenio Ramsar, ratificado por el Ministerio de Agricultura en 1982, España ya sólo conserva 63 humedales cuya protección es una prioridad urgente, opinan los ecologistas.
La desecación con fines agrarios, el urbanismo, las infraestructuras de transporte, las extracciones de agua, y los vertidos son sólo algunas de las causas que han ido degradando lentamente los humedales españoles.
A estos factores, Ecologistas en Acción suman además los efectos del cambio climático, que no sólo se dejan notar en los humedales del interior peninsular, sino también en las marismas, donde el aumento del nivel del mar ya está provocando daños insostenibles.
Con motivo del Día Mundial de los Humedales que se celebra hoy, Ecologistas en Acción ha difundido un informe en el que recuerda que en España la subida de temperaturas que se está produciendo es de medio grado por cada diez años en el periodo 1973-2005, según la Agencia Estatal de Meteorología.
Este calentamiento ha reducido la aportación de agua a los cauces un quince por ciento entre 1995 y 2005 en relación con el periodo 1940-1995. La organización advierte de que el problema es doblemente preocupante, ya que estos frágiles ecosistemas contribuyen a mitigar el cambio climático a través del almacenamiento de carbono.
En otro informe, WWF señala al «acuciante problema de los pozos ilegales» como principal amenaza de los acuíferos españoles.
Sólo el que alimenta Doñana, advierte la organización, ha rebajado en un 90 por ciento su aporte de agua a este humedal, debido a los 1.000 puntos de extracción ilegales que hay en la zona. Pero además Doñana, uno de los espacios naturales más importantes de Europa, está seriamente afectado por los vertidos de petróleo de las costas, los proyectos de infraestructuras de alto impacto ambiental (el oleoducto Huelva-Badajoz o el trasvase de Chanza) o la degradación del estuario del Guadalquivir, sobre la que «planea un nuevo dragado», advierte WWF.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web