Imprimir

Los inmigrantes de Sevilla apenas retornaron a su país pese a la crisis

on . . Visitas: 566

diariodesevilla

Un estudio sobre la situación de más de 1.500 inmigrantes de Sevilla atendidos habitualmente en losinmigracion barrios por ONG revela que la crisis económica todavía no ha provocado el retorno masivo de extranjeros a sus países de origen, al menos durante los años 2009 y 2010. Según el Observatorio Permanente de la Inmigración en Sevilla, autor de este informe, el retorno de estos inmigrantes que llegaron al país por razones económicas no ha sido muy significativo hasta ahora por más que el desempleo afecta a cuatro de cada diez de ellos.

Hay que señalar que el porcentaje global de inmigrantes en la capital (5,3%) y en la provincia de Sevilla (4%) es mucho menor al que existe en el resto del país (12%) e inferior al andaluz (8%).

Manuel Sánchez Montero, coordinador del Observatorio, explicó ayer en la rueda de prensa al presentar el diagnóstico sobre inmigración 2009-2010 que "el retorno a su país no ha sido muy significativo pese a las cinco opciones que da el Estado" porque los inmigrantes se han adaptado a la situación realizando otro tipo de trabajos en la construcción y en el campo, aunque no sean estables, y viviendo con la ayuda de las organizaciones sociales. El paro, por tanto, no ha sido total con esos trabajillos.

El cambio de tendencia parece que llegará en 2011. Mercedes Guzmán, técnica del Observatorio y principal responsable del informe, afirmó ayer que se esperan peores resultados cuando se analice la situación de los inmigrantes del año 2011, ya que este año la crisis ha sido peor.

El diagnóstico sobre los inmigrantes atendidos por ONG deja claro que el 63% se encuentra en situación regular, en su mayor parte con una autorización de trabajo y residencia. La situación irregular afecta a un 36%, algo más de uno de cada tres.

En lo laboral, el 41% de los 1.546 entrevistados para el estudio se encuentran en situación de desempleo desde hace menos de un año. Le siguen los inactivos, que representan al 29%. Estos últimos no demandan ningún tipo de acción formativa ni empleo, ni ejercen actividad laboral, debido a que su situación administrativa no se lo permite. Otro 11% confiesa estar en situación irregular, es decir, que trabaja sin estar dado de alta en la Seguridad Social.

En vivienda, el alquiler es la opción mayoritaria para vivir en la capital en el 60% de los casos. La vivienda cedida figura como segunda opción, que utiliza el 22%, y los pisos en propiedad se dan en un 10%. El realquiler de la vivienda también lo cita el 8% de los entrevistados. El Distrito Macarena sigue siendo la zona con más concentración de inmigrantes, seguido del Casco Antiguo y Cerro-Amate, según el padrón de 2010. En lo que antiguamente era Macarena Norte y que hoy se denomina distrito Norte vive la menor proporción (3%).

Por nacionalidades, los más numerosos en la ciudad, por este orden, siguen siendo marroquíes, bolivianos, ecuatorianos, colombianos, chinos, rumanos, peruanos, paraguayos, nigerianos, brasileños y rusos.

Los inmigrantes entrevistados llevan más de tres años empadronados en la ciudad en el 40% de los casos. El resto se empadronó hace menos tiempo. Según los siete perfiles detectados en el estudio, los tres primeros años los inmigrantes suelen estar en el servicio doméstico como internos, y posteriormente van teniendo la documentación y empiezan a unificarse y a traer a la familia.

El Observatorio Permanente de la Inmigración en Sevilla es un órgano creado en 2006 para dar respuesta a la creciente llegada de población inmigrante en los distritos Macarena y Norte. Lo integran un centenar de entidades públicas y privadas perfectamente coordinadas: 54 ONG de ayuda a los inmigrantes, 41 administraciones públicas (Ayuntamiento, Junta de Andalucía, Gobierno central, centros educativos, centros de salud y unidades de trabajo social), 3 asociaciones empresariales y 4 sindicatos.

El trabajo del Observatorio en estos años ha mejorado la detección de las necesidades de la población extranjera en servicios de todo tipo, aunque todavía queda mucho por avanzar.

Julia Abad, responsable de la ONG Proben, aseguró ayer que el mayor progreso de estos años se ha visto en lo laboral al establecer tablas salariales para el servicio doméstico de las trabajadoras internas de obligado cumplimiento para las familias o empresas que contraten a estas mujeres. "Ninguna entidad media por debajo de esos mínimos y así se estableció la raya roja de la dignidad", relataba el coordinador del Observatorio.

Las entidades del Observatorio citaron como aspecto mejorable el serio recorte social que se ha dado estos años por la crisis, aun cuando la demanda a Cáritas y a otras organizaciones no para de aumentar. "Hay muchas carencias y hay que invertir más en lo social para cubrir estas necesidades", advierten mientras destacan el gran esfuerzo que ha hecho y sigue haciendo el Ayuntamiento de Sevilla por la población inmigrante. Las concejalas de Familia y Asuntos Sociales (Dolores de Pablo-Blanco) y del Distrito Macarena (Evelia Rincón) acudieron ayer a la presentación del informe de inmigración acompañadas por varias técnicas municipales de Asuntos Sociales.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web