Imprimir

Lampedusa: avalancha de migrantes en condiciones de acogida intolerables

on . . Visitas: 839

lampedusa-01

 

Miles de migrantes y solicitantes de asilo llegados a la isla italiana de Lampedusa tras las revueltas en el mundo árabe se encuentran en unas condiciones higiénicas y sanitarias que no cumplen con los estándares humanitarios. MSF apela a las autoridades italianas para que garanticen una asistencia adecuada a estas personas.

En el puerto de la isla de Lampedusa, 3.000 migrantes comparten 16 baños químicos en estos momentos; además, sólo hay dos cisternas de agua disponibles y las autoridades sólo entregan litro y medio de agua por persona al día. Estas condiciones no cumplen con los estándares humanitarios, que establecen un mínimo de 20 litros de agua diarios por persona y una letrina por cada 20 personas. "Es difícil creer que algo así ocurra en Italia, un país del G8", denuncia Kostas Moschochoritis, director de MSF Italia. "Las condiciones de vida son peores que las que se pueden ver en los campos de refugiados donde MSF presta asistencia en otras partes del mundo".

Tras las revueltas y los violentos enfrentamientos que han sacudido al mundo árabe, más de 18.000 personas han llegado a las costas de Lampedusa. Desde el pasado 14 de febrero, MSF ofrece asistencia médica a los migrantes y solicitantes de asilo desde que llegan a la isla, en colaboración con las autoridades de salud locales. Un equipo médico móvil de la organización realiza un triaje de las personas que necesitan asistencia más urgente.

El Gobierno italiano está trasladando en barco a los migrantes desde Lampedusa a los centros de identificación y detención de Puglia, Sicilia y otras regiones de Italia, que podrían estar también saturados y con ínfimas condiciones de higiene. "Las malas condiciones sanitarias podrían facilitar el desarrollo de enfermedades infecciosas. Deben mejorarse las condiciones de acogida y de acceso a la atención médica en los centros a los que se están realizando estos traslados", señala Barbara Maccagno, responsable médico de los proyectos de MSF en Italia.

"En los últimos días, la mayoría de la gente llegaba desde Túnez, pero también hemos visto llegar a personas desde las costas de Libia que originalmente habían salido de Eritrea, Somalia, Gambia, Nigeria y Sudán. Nos preocupan estas personas, ya que han hecho viajes por mar mucho más largos y peligrosos", explica la doctora Maccagno.

En los próximos días, MSF distribuirá por segunda vez más de 3.000 kits de higiene, compuestos de mantas, sábanas y jabón, para los migrantes que duermen al raso en el puerto. Sin embargo,  al no haber instalaciones sanitarias, estas intervenciones son como una gota de agua en el océano. "Estas condiciones de acogida son intolerables y no deberían perpetuarse, ya que atentan contra la dignidad de estas personas", explica Moschochoritis.

Las actividades de MSF en Lampedusa son financiadas por donantes privados y la organización no recibe fondos institucionales del Gobierno italiano. Entre 2002 y 2009, un equipo de MSF ya había trabajado en la isla para responder a la llegada de migrantes, ofreciéndoles asistencia las 24 horas del día. Entre otras actividades, se instaló un dispensario en el puerto de Lampedusa que contaba con el equipo médico necesario para dar atención inmediata a los migrantes con problemas de salud. MSF ofreció asistencia médica a 5.000 migrantes durante ese periodo.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web