Imprimir

Decenas de personas piden en Beirut la liberación de inmigrantes sudaneses

on . . Visitas: 727


Decenas de personas se manifestaron hoy en Beirut para pedir la liberación de los presos sudaneses encarcelados por entrar ilegalmente en el Líbano, y en solidaridad con el abogado Abdel Menem Ibrahim, en huelga de hambre por esta causa.

"Cesad el racismo, liberarlos ahora", "Cesad de modo inmediato las detenciones arbitrarias", "Liberad a los detenidos sudaneses ya" o "Cesad el racismo" eran algunos de los lemas de las pancartas izadas ante el Ministerio del Interior.

Al ritmo del tambor, los manifestantes, convocados por el Centro Libanés para los Derechos Humanos (CLDH), lanzaron consignas y pidieron al ministro del Interior libanés, Ziad Barud, que libere a los detenidos, que según cálculos de la Ong son más de un centenar.

La presidenta del CLDH, Marie Daunay, dijo a Efe que el abogado sudanés Abdel Menem Ibrahim no pudo asistir a la manifestación por el estado de debilidad en que se encuentra desde que comenzó la huelga de hambre hace doce días.

Una de las manifestantes, Fadia Rowaysati, aseguró a Efe que su presencia en la manifestación es para "protestar contra la actuación de la Policía y para pedir al ministro del Interior que tomen medidas y no traten mal a los sudaneses o a cualquiera persona de otra nacionalidad".

El ministro del Interior había pedido a una delegación de los manifestantes que se trasladara a su oficina, pero frente al rechazo salió él a su encuentro asegurando que el Gabinete tomó la decisión de arreglar el caso de esas personas conforme a la ley.

"No me pidan que viole la ley, pero se tomarán medidas, lo antes posible, para terminar con el caso de las personas que pidieron asilo o que han cumplido sus condenas", dijo Barud.

En un comunicado, la Ong organizadora de la concentración afirmó que "unos 160 sudaneses están en la actualidad detenidos en las prisiones libanesas por entrada o estancia ilegal en el país. Muchos de ellos han cumplido su condena y desean regresar a su país".

Pero, continúa la nota, "pueden pasar meses o años en la cárcel de modo ilegal en espera de que la Seguridad Nacional decida su expulsión. Algunos son refugiados o solicitantes de asilo reconocidos por el ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) y no pueden regresar a Sudán".

"Su condena y detención constituye una violación de sus derechos fundamentales", agregó.

Para Fabiana Diramian, esposa de un diputado libanés y asistente a la manifestación, "la situación de esas personas puede cambiar. Soy optimista y creo que si cada uno contribuimos un poco, eso sucederá".

Entre los manifestantes se encontraba el sudanés Rahman Arab, quien escuchó atentamente las palabras del ministro y contó a Efe que pasó "cuatro meses en prisión donde las condiciones son muy malas".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web