Imprimir

Los 120 okupas del cuartel de Bonrepòs se realojarán en centros de acogida

on . . Visitas: 1233


Los más de 120 inmigrantes que ocupan las antiguas instalaciones militares del cuartel de Bonrepòs todavía no lo saben pero pronto tendrán una alternativa. El Ayuntamiento y la Conselleria de Solidaridad y Ciudadanía han puesto en marcha un protocolo de actuación, con la colaboración de dos ONG especializadas en realojos, para reubicar a estas personas en centros de acogida, fundamentalmente de Valencia.

Sin embargo, de momento «no hay plazos», según confirmaron ayer desde Conselleria, porque para derivar a estos inmigrantes a otros lugares se abre ahora un proceso que será largo y costoso con una primera fase «que siempre es la más dura. Hay que acudir allí, tomar contacto poco a poco, ir hablando con todos los grupos que allí se encuentran, buscar líderes y actuar con mucha calma y sentido común», explican desde Cepaim, una de las dos entidades sin ánimo de lucro que colaborarán en esta actuación de realojo.

La mayoría de las personas que malviven en esta antigua instalación militar, que quedó en desuso hace más de doce años, se muestran poco receptivas y muy desconfiadas, tal y como pudo comprobar la semana pasada este diario.

De gorrillas o al campo

Sin esperanzas, sin trabajo en la mayor parte de los casos, y sin medios para subsistir o marcharse a otra parte. Así es el día a día de estos inmigrantes, en su mayoría de procedencia africana. Algunos logran algo de sustento con empleos puntuales para la recogida en los campos de la zona o como gorrillas en varios sectores de Valencia.

Sin embargo, también hay grupos de rumanos e indigentes que se distribuyen a lo largo de las edificaciones en ruina, que ocupan más de 50.000 metros cuadrados de superficie.

El reciente derribo de la antigua fábrica de Óscar Mayer, en la localidad vecina de Tavernes de la Valldigna, incrementó el éxodo de inmigrantes a este antiguo cuartel militar que ya había sido refugio en otras ocasiones pero nunca en un número tan elevado.

En unos meses la cantidad se «había triplicado por lo que la situación requería buscar soluciones lo más rápidamente posible», según explica el alcalde de Bonrepòs, Jesús Raga. El Ayuntamiento se puso en contacto con la Conselleria de Solidaridad y Ciudadanía para buscar una solución, ya que los terrenos que pertenecían al Ministerio de Defensa fueron devueltos casi en su totalidad a los antiguos propietarios.

Los titulares reclamaron la recalificación de suelo «porque tenemos unos terrenos donde no podemos hacer nada mientras seguimos pagando contribución. Si el Ayuntamiento no lo cambia tenemos las manos atadas», explicó el abogado.

Así que el siguiente paso será cambiar el uso militar a terciario. El Consistorio «acaba de aprobar el pliego para que las empresas se presenten y se redacte el proyecto que, a finales de año, podría estar listo para presentarlo ya en la Conselleria», destaca Raga.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web