Imprimir

'No cesaremos nuestra acción por los derechos a una salud universal'

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 498

elmundo

18-07-2012je2La lucha de las organizaciones en materia de salud no cesa. Ante el avance de la reforma sanitaria, introducida por el Real Decreto Ley 15/2012, que implica que los inmigrantes en situación irregular y españoles mayores de 26 años que no hayan cotizado, solo serán atendidos en urgencias, las ONG han vuelto a salir a la calle.

Esta vez han acudido, simultáneamente a las 11.00h., a las presidencias de las 17 Comunidades Autónomas.

La no renovación de las tarjetas sanitarias a inmigrantes en situación administrativa irregular, a partir del 1 de septiembre, podría afectar a la vida y a la salud de miles de personas.

Acción en Madrid

Así lo han denunciado Amnistía Internacional, Médicos del Mundo y Red Acoge, que han entregado las casi 60.000 firmas, en un maletín con forma de botiquín, en la Real Casa de Correos de Madrid, en una carta dirigida a la presidenta, Esperanza Aguirre.

La petición es clara: que se garantice el acceso y disfrute de la salud universal. Safira Cantos, Coordinadora de Amnistía Internacional, considera que con esta reforma, se produce una regresividad y discriminación en la salud, en un derecho humano.

"Este es el momento de redoblar esfuerzos, no se suprimirlos. Ahora es cuando las personas más vulnerables necesitan garantías de que se conservan sus derechos", añade.

Los recortes implican que los inmigrantes en situación irregular, los mayores de 26 años que no hayan cotizado, o las víctimas de violencia de género (ya que el primer contacto con ellas se produce durante las atenciones sanitarias), sean aún más vulnerables.

Estos colectivos, sólo podrán ser atendidos en urgencias. Esto supone que se interrumpirán tratamientos y seguimientos de enfermedades. "Las patologías que necesitan tratamiento, como el VIH y la tuberculosis, empeorarán ante la supresión de la prevención. La reforma no supone únicamente un impacto sanitario, sino uno social. Esas personas acabarán en urgencias, que verán sus capacidades mermadas, y los contagios no se evitarán tan facilmente como ahora", informó Miguel Falcones, presidente de Médicos del Mundo en la Comunidad de Madrid.

Repercusiones en las personas

Las consecuencias están siendo palpables. Las organizaciones han presentado casos como el Aisa, una mujer marroquí que perdió su trabajo y con él, su tarjeta de residencia. Dos años atrás, le detectaron un cáncer, cuando estaba embarazada. Tras una masectomía y sesiones de quimioterapia, acude a revisiones cada dos meses. Cuando la reforma entre en vigor el 1 de septiembre, no podrá continuar su tratamiento.

Es sólo uno de los miles de casos de afectados, que sólo podrán acudir a urgencias cuando su enfermedad empeore.

Las ONG denuncían, que demás, la reforma vulnera las obligaciones internacionales contraídas por España en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

En el Comité de Naciones Unidas donde se trataba, el paso mayo, recomendaron a España que no limitara el acceso a los servicios de salud de las personas que residen en él, cualquiera que sea su situación legal.

Por ello, desde las organizaciones, denuncían que "la medida produce una discriminación, pasando de una salud universal a hacer distinciones, a crear una categoría de asegurados", explica Safira.

Amnistía Internacional ya había presentado 35.000 firmas en el Congreso de los Diputados para que no convalidaran la reforma.

La organización no piensa bajar la guardia. Si las Comunidades no reaccionan, aseguran que "seguiremos luchando por los derechos de las personas. Nosotros no cesaremos nuestra acción".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web