Imprimir

Más alumnos en clase y menos docentes interinos para ahorrar 3.000 millones

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 458

abc

16-04-2012jeLa reunión hoy del ministro José Ignacio Wert con los consejeros de Educación de las comunidades ha levantado una expectación como pocas antes.Sobre la mesa, el intento del Gobierno central de que «ahorren» nada menos que 3.000 millones de euros en Educación. El ministro plantea su proyecto como una manera de «equilibrar gastos y racionalizar», sin que ello suponga «perjuicio alguno» ni a la «calidad de la enseñanza» ni a los «servicios básicos». Aunque el ministro no ha dado detalles, las propuestas que hará, según ha ido trascendiendo en días pasados y han sugerido a ABC fuentes de ese departamento, se centran en lo siguiente.

En primer lugar, un aumento de las horas lectivasde los profesores de primaria y secundaria. Esta opción ya la han puesto en marcha Madrid, Murcia, Baleares y Castilla-La Mancha, y está previsto que lo hagan otras comunidades de la órbita del PP, como Castilla y León, Cantabria, Navarra y la Comunidad Valenciana. El ministerio pretende que se aplique el máximo legal permitido de la horquilla, que son 21 horas lectivas semanales. Cuando Madrid introdujo en el curso pasado la subida a 20 horas lectivas a la semana, se levantó una cadena de protestas considerable, la famosa «marea verde», aunque luego poco a poco se ha ido apaciguando.

El gobierno socialista de Andalucía y, de otra forma el País Vasco y Cataluña, ya han anunciado sus reparos a otra de las intenciones del ministerio: el aumento del número de alumnos por clase. La normativa vigente fija 1,5 metros cuadrados por estudiante y el Ministerio estima que esa cifra oficial da margen en muchos casos para aumentar hasta en un 20% el número de alumnos por aula.

Según el sindicato Anpe, la ratio actual de alumnos por aula es de 25 en primaria y 30 en secundaria, y habría posibilidad de ampliarla un 10%. El secretario de Enseñanza de UGT, Carlos López, se queja de que si se eleva el número de alumnos por clase a los 30 ó 35, se volvería a la «masifícación» de hace 40 años. Pero hay estudios recientes de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) que van en la dirección contraria. Una subida razonable de la mencionada ratio es hasta saludable, y ni siquiera es necesario que las clases sean homogéneas.

Más complicados son los casos de las escuelas rurales, en las que hay clases con nueve alumnos o menos. Cerrar algunos de esos centros significaría que niños de 3 o 4 años tendrían que desplazarse 50 kilómetros.

Al margen de la discusión sobre el impacto en la calidad de la enseñanza, en lo económico, la consecuencia directa de las dos medidas anteriores es el ahorro de nóminas. O lo que es lo mismo: muchos interinos se quedarían sin trabajo. ¿Cuántos? Es muy difícil de establecer a priori. CC.OO. vaticina la desaparición de 100.000 puestos. Según el secretario general de esa federación, José Campos, los docentes no funcionarios son ahora el 15% de la plantilla, y en España hay 800.000 profesores. A Jesús Pueyo, de la Federación de Sindicatos Independientes de la Enseñanza, el número de 100.000 docentes no funcionarios le parece irreal, al igual que a las fuentes ministeriales consultadas.

Aunque la mayor parte del ahorro ha de venir de la supresión de nóminas, tampoco se puede desdeñar otra relacionada con el ladrillo: parar construcciones de centros en marcha o previstas.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web