Imprimir

Las viudas de Aragón se quejan en Barbastro de las pensiones que cobran

on . . Visitas: 739

altodearangon


Un total de 325 mujeres participó en la asamblea regional de asociaciones que tuvo un carácter lúdico y reivindicativo.

LA ASAMBLEA Regional de Asociaciones de Viudas de Aragón, celebrada ayer en Barbastro a 325 asociadas procedentes de Ainzón, Calatayud, Fientes de Ebro,viudas-aragn Mallén, Quinto de Ebro, Tarazona, Utebo, Zaragoza, Binéfar, Monzón, Andorra, Barbastro y Graus que participó por primera vez desde su fundación reciente. Es la segunda vez que Barbastro se elige como sede para la Asamblea desde el año 1992.

A la apertura oficial del Encuentro, a las diez y media de la mañana en el Centro de Congresos, asistieron Antonio Cosculluela, alcalde de Barbastro; Rosa Borraz, directora general del Instituto Aragonés de la Mujer; Rosa Arranz, presidenta de la Federación de asociaciones de Mujeres Viudas de Aragón; Nieves Pérez, directiva de la Confederación de asociaciones de Viudas de España; Lola García, concejala de la Mujer; Dolores Pueyo, presidente da la Asociación Somontano de Barbastro y Enrique Calvera, consiliario diocesano de esta movimiento.

En el transcurso de la Jornada, asistieron a la misa celebrada por Alfonso Milián en la Catedral y al almuerzo servido en el Recinto Ferial por el restaurante Tres Caminos. La Asociación de Hortelanos de Barbastro obsequió con una planta de Tomate Rosa a cada asistente por iniciativa de su presidente Javier Betorz.

El colectivo regional tiene el denominador común de los objetivos y dificultades derivadas de "los derechos inculcados que se menoscaban a las viudas", en opinión de su presidenta Rosa Arranz, quien destacó la necesidad de reivindicarlo ante la Administración y la sociedad. En el transcurso de la asamblea mostró su desacuerdo en público. "No estamos conformes, ni mucho menos, en que la pensión de viudedad sea el 52% de lo que correspondería al marido".

"En función de la ley de igualdad que se defiende, si somos iguales marido y mujer, la unidad familiar compartida con los hijos, no tiene por qué verse menoscabada cuando fallece uno de los cónyuges. Por eso, exigimos los mismos derechos que tiene el hombre y por tanto, nuestra pensión tendría que ser del 100%".

En su opinión, "sería un salto cuantitativo muy grande" y tal vez, se conformarían con menos. "Pero sí reivindicamos la igualdad entre el hombre y la mujer, en el seno de la familia", observó. Las ponencias se centraron en torno a la renovación necesaria en las asociaciones. "Tiene que ir al mismo ritmo que la sociedad y al mismo tiempo tiene que darse cuenta que la mujer viuda también existe, por desgracia, con su familia y que cuando fallece el marido nos quedamos con los hijos, menos recursos y más dificultades", señaló.

En este aspecto, "la sociedad no se da cuenta de esta situación y la Administración, tampoco", dijo. "Por lo tanto, nuestras reivindicaciones son del tipo económico, social y laboral porque la mujer viuda tiene muchas dificultades para encontrar buenos trabajos, reconocidos. En muchas ocasiones, tiene que resignarse a un trabajo de economía sumergida con lo cual tendrá efectos derivados en la pensión".

"Al mismo tiempo, pedimos que las pensiones de viudedad estén exentas del IRPF en la declaración de renta porque es fácil que a la viuda que cobra de dos partes le salga siempre positiva, en cambio ganando menos que cuando estaba casada, paga más", añadió.

La situación general de las viudas en Aragón tiene sus diferencias respecto al trato de otras comunidades autónomas. "A veces es peor porque en Navarra, País Vasco, Cataluña y Castilla-La Mancha, los gobiernos compensan las diferencias con la Administración Central con algunas ayudas y complementos a las pensiones. No cabe duda de que va bien pero el Gobierno de Aragón no lo hace, lo que quiere decir que estamos peor retribuidas".

El censo oficial es difícil de cuantificar, según indicó, porque no les facilitan el acceso. "Con exactitud no lo sabemos aunque por asociadas estamos más de 3.000 viudas en Aragón". Rosa Arranz se refirió también a las viudas jóvenes. "En una pareja se puede compatibilizar bien la vida laboral pero si la viuda joven tiene que trabajar fuera de casa, atender a la familia y las funciones del hogar, es muy difícil que se pueda asociar y colaborar".

En este aspecto, "trabajamos para las viudas de hoy y en especial para las que vengan por lo que tendrían que acceder a las asociaciones en beneficio propio". La presidenta regional señaló que tiene poca confianza o nula en que las reivindicaciones planteadas en Barbastro tengan efectos. "Llevamos desde el año 2004 sin que nos suban nada, del 45 al 52%, y sufrimos las consecuencias derivadas del parón".

"La sociedad vive a espaldas de la mujer viuda porque ninguna casada piensa que enviudará, le parece que no le tocará y te das cuenta cuando llega", apuntó. Arranz se mostró muy crítica, en general con esta situación, sobre todo porque no atisba soluciones y tendencias de mejora. Según manifestó, las esperanzas que albergan son muy pocas.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web