Imprimir

El estado de alarma expira esta medianoche en los aeropuertos

on . . Visitas: 648

elCorreoDigital

Esta medianoche expira el estado de alarma que el Gobierno central decretó el pasado 4 de diciembre para el espacio aéreo español, cuyo control será devuelto por los militares a Aeropuertos Nacionales (Aena), organismo civil dependiente del Ministerio de Fomento. La decisión fue adoptada ayer por el Consejo de Ministros, una vez asegurado el correcto funcionamiento de las terminales, que en el puente de la Constitución permanecieron cerradas durante veinte horas, después de que los controladores abandonaran sus puestos de forma masiva y sin avisar.

El retorno a la normalidad, recogido en un decreto que se publica hoy en el Boletín Oficial del Estado, se ha producido al cabo de casi seis semanas y después de que el propio Consejo de Ministros hubiera prorrogado el control militar de los aeropuertos el pasado 16 de diciembre. En adelante, los empleados de las torres de control ya no estarán a las órdenes de un militar, sino que desarrollarán sus funciones como cualquier civil.

Según el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, el Gobierno ha levantado el estado de alarma porque entiende cumplidos los dos objetivos que perseguía con esa drástica medida: asegurar la fluidez del tráfico aéreo durante las pasadas navidades y encauzar el conflicto de los controladores, que había degenerado en una huelga salvaje.

En este sentido, la ministra de Defensa, Carme Chacón se reunirá hoy con los oficiales que han supervisado las torres de control para realizar un balance de su actuación. Mientras tanto, los controladores y Aena tienen hasta el 31 de enero para negociar el convenio laboral, mientras que el mediador, el ex ministro Manuel Pimentel, dispondrá de un mes adicional para resolver escollos.

El portavoz de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), César Cabo, expresó ayer su satisfacción por «volver a ser como cualquier ciudadano español». En su opinión, no tenía sentido mantener por más tiempo la excepcionalidad en los aeropuertos, ya que en las torres de control impera el criterio de trabajar «con toda normalidad». Aena, por su parte, se mostró convencida de que, una vez suprimida la supervisión militar, la actividad de las terminales se desarrollará como en el último mes.

En cualquier caso, la USCA dejó claro que las diferencias que separan a los controladores y Aena distan mucho de haber sido superadas. «Nos deniegan reducciones de jornada por maternidad -denunció César Cabo-. Nos anulan vacaciones concedidas, nos obligan a trabajar en días libres bajo la amenaza de expediente grave». El portavoz sindical recordó que, en la actualidad, para acceder a la profesión de controlador hay que pagar, en caso de ser seleccionado, 40.000 euros por un curso de seis meses que antes era gratuito. «Y no hay seguridad de ser contratado», indicó Cabo.

 

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web