Imprimir

El Gobierno duplica la venta de armas a países que violan derechos humanos

on . . Visitas: 583


Sólo en el primer semestre de este año, España vendió armas a Marruecos por valor de más de cuatro millones de euros. Una agrupación de ONG, entre ellas Amnistía Internacional e Intermón Oxfam, se han adelantado a la publicación de los datos por el Gobierno (que tendrá lugar a principios de enero) y han denunciado que nuestra industria armamentística cada vez vende más y peor.

El informe de la campaña «Armas bajo control», basado en los datos estadísticos de la Agencia Tributaria, revela que España ha duplicado la venta de armas durante el primer semestre de 2010 en comparación con el mismo periodo de 2009. Los destinos del material son, en muchos casos, países que violan los derechos humanos de forma flagrante, como es el caso de Marruecos o Arabia Saudí. Las citadas organizaciones consideran que el Ejecutivo de Zapatero puede estar violando el artículo 8 de la Ley de Venta de Armas (53/2007), que establece limitaciones al comercio con países o territorios donde el material puede ser empleado para violar los derechos humanos o ser empleado en acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad y exacerbar tensiones o conflictos. Éste sería el caso de Marruecos, donde el pasado ocho de noviembre las Fuerzas de Seguridad desalojaron por la fuerza el campamento de protesta saharaui situado a 14 kilómetros de El Aaiún.

El reino alauí es el segundo cliente de España en el primer semestre del año que hoy acaba. El primero fue Turquía, que compró material armamentístico por valor de 38,9 millones de euros.

En declaraciones a LA RAZÓN, el portavoz de la campaña de Amnistía Internacional, Francisco Ortego, señaló que «desde 2000 el aumento es sostenido y sigue un criterio economicista» que resulta «preocupante» porque no se atiene a la ley promulgada en 2007. Para la plataforma «Armas Bajo Control», la actual crisis financiera ha contribuido a generar una «clara tensión» entre los intereses de la industria española de Defensa y la legislación que la regula.

En 2011 también puede concretarse una de las operaciones más voluminosas de la historia y será con el Reino de Arabia Saudí, un habitual en los primeros puestos de las listas de países enemigos de las libertades. Está en juego la entrega de 200 carros de combate Leopard por valor de 3.000 millones de euros y el Gobierno no ha dado señales de que vaya a impedir la transacción tal y como manda la ley.

Actualmente también está en marcha en la Audiencia Nacional una investigación sobre la venta de armas a Marruecos en 2009, que reportó a España casi 30 millones de euros de beneficios. Siete organismos defensores de los saharauis, entre los que destaca la Asociación Internacional de Juristas para el Sáhara, presentaron en abril una demanda ante el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio por considerar que se está violando la norma 53/2007. En su denuncia, los demandantes aseguran que entre 2007 y 2010 se vendió al Reino alauí productos por valor de 330 millones de euros.

La abogada Inés Miranda, que representó a la activista saharaui Aminatu Haidar durante su huelga de hambre en Lanzarote, asegura que las armas que se venden a Rabat «no son sólo tanques sino también armas cortas, grilletes e incluso nuevas tecnologías».

Según Francisco Ortego, pese a la enorme sensibilidad de la opinión pública con el conflicto del Sáhara Occidental, nada indica que el Gobierno vaya a ceder en su empeño de dotar a Marruecos de material de doble uso, sobre todo munición, camiones, carros de combate, escopetas y un buque en lo que va de año. Más bien al contrario. Sin embargo, el portavoz de Amnistía sí ha observado una creciente «receptividad a nuestros mensajes» entre los diputados en el Congreso «a mucho de lo que proponemos». De hecho, asegura, «la Comisión de Defensa recoge muchas de nuestras demandas».

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web