Imprimir

La Policía Municipal de Pamplona expone 60 bicicletas sin dueño

on . . Visitas: 513


La Policía Municipal de Pamplona tiene en estos momentos sesenta bicicletas pendientes de identificación por sus dueños. Están expuestas en el Depósito Municipal de Grúas, en la planta - 4 del aparcamiento de la Audiencia- (calle San Roque). Son bicicletas que carecen de identificación que haga posible localizar a sus propietarios y han sido retiradas de la vía pública por diferentes motivos.

A partir de este viernes se exponen al público las 24 horas del día para que quien haya sufrido el robo de su bicicleta pueda pasar por el depósito, comprobar si entre las recogidas se encuentra la suya, y en tal caso acreditar su propiedad (mediante factura de compra, marcas identificadoras que se puedan encontrar en el vehículo, denuncia formulada en su momento, etc.). Si se acredita ésta, el reclamante podrá llevarse la bicicleta, según explica el Ayuntamiento de Pamplona en un comunicado.

Las bicis estarán expuestas hasta el próximo día 31 de diciembre y en esa fecha, las que no hayan sido retiradas serán donadas a una ONG para su entrega a personas que las necesiten en el Tercer Mundo. Este es la tercera ocasión en que la Policía Municipal organiza este sistema de recuperación.

CONSEJOS PARA EVITAR EL ROBO

El avance de la bicicleta como medio de locomoción y su uso más frecuente por parte de los ciudadanos han llevado aparejado, también, un incremento de las denuncias por sustracción de bibicletas. Si en 2006 fueron 67 las denuncias presentadas ante la Policía Municipal de Pamplona, en el año 2008 ya eran 146 y, en lo que va de 2010 se han presentado 328 denuncias.

La Policía recomienda a los ciclistas tomar algunas medidas de seguridad para evitar en lo posible los robos. Lo primero es usar bicis viejas o de poco valor, especialmente si se van a dejar en la vía pública. Ésta es la recomendación más extendida en los países centroeuropeos - donde es un medio de locomoción habitual- ya que gran parte de las bicis se roban para revenderlas en otros lugares.

Por lo demás, recuerdan los agentes, es mejor no dejarlas de noche en la vía pública y aún menos en lugares poco transitados. Cuando se dejen en la calle durante el día deben dejarse en aparcabicis muy visibles y atarse con sistemas resistentes, porque aunque esto no evita la actuación de 'los profesionales' que llevan cizallas, sí desincentiva el robo del no profesional. En ese sentido, también es aconsejable candarlas quitándoles algún elemento necesario para su uso: el sillín, una rueda, etc.

 

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web