Imprimir

Haití batalla contra el olvido

on . . Visitas: 552

23-07-2010_ima2


Han pasado seis meses desde que Haití se resquebrajara y la situación allí sigue siendo insostenible. Tras superarse la fase de emergencia, urge empezar una etapa de reconstrucción real del país. Por ello, las ONG reclaman que ni la sociedad ni los Gobiernos se olviden de Haití.

El terremoto del 12 de enero derivó en una de las crisis humanitarias más graves de los últimos tiempos, devastando un país desmembrado ya antes de la tragedia. Medio año después, 1,5 millones de haitianos siguen viviendo en tiendas de campaña "en plazas, colegios, vertederos...", lamentó ayer Ariane Arpa, directora general de Intermón Oxfam.

Esta situación preocupa muchísimo, y más cuando está a punto de empezar la temporada de huracanes y lluvias, que sobre todo afectan al norte del país. "Los refugios pueden quedar desmantelados en dos días", aseguró Aitor Zabalgogeazkoa, director general de Médicos Sin Fronteras. Sin olvidar que la situación puede empeorar con la aparición de enfermedades y epidemias.

Promesas incumplidas

Desde el terreno y a través de videoconferencia, Gabriel Sánchez, de la misma ONG, contó que "los más vulnerables viven en condiciones muy precarias y duras", y eso porque "aún no se han tomado soluciones a medio y largo plazo".

Por ello, se exige que "todos los actores sean coherentes y consecuentes con lo que prometieron", agrega. Y es que uno de los principales problemas hoy en Haití es la "falta de coordinación y de participación de la sociedad civil", añade Vincent Maurepas, director de país de Intermón Oxfam.

La gestión del Ejecutivo haitiano, con el presidente René Préval al frente, se ha cuestionado mucho durante esta crisis. Pero, para Ariane Arpa, se debe intentar "reforzar al Gobierno", con ayuda tanto económica como de expertos.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web