Imprimir

El transporte de mercancías por tren, a años luz de Europa

on . . Visitas: 459


Después de una época de bonanza inversora en infraestructuras en España, con una fuerte apuesta por el AVE, la asignatura pendiente es el transporte de mercancías, sobre todo, en lo referente al papel del ferrocarril. La actividad española en esta área queda a mucha distancia del resto de Europa: si la cuota del tren en el transporte de carga era del 4% en España en 2007 (último año comparable), en la Unión Europea era del 18%, según datos del Ministerio de Fomento recogidos en un documento de Fedea (Fundación de Estudios de Economía Aplicada). El impulso ferroviario reduciría las emisiones de dióxido de carbono (CO2), ahorraría costes a las empresas y mejoraría la eficiencia española como plataforma logística.

El ministro de Fomento, José Blanco, ha reconocido que este medio está "descolgado" y quiere impulsar un plan estratégico de transporte ferroviario de mercancías para conectar las conexiones de nodos logísticos y de los puertos con la red. La cuestión es ahora cómo quedarán estas ideas dado el último ajuste presupuestario al que se va a ver sometida la inversión en obra pública -el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha pedido un ahorro extra de 6.000 millones de euros en dos años-.

El presidente del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Edelmiro Rúa, explica que en los últimos años el foco de las Administraciones se ha centrado en la demanda de viajeros, y que ahora sería necesario "que los trenes estuvieran conectados con los puertos y a dos o tres plataformas logísticas, un fuerte impulso al transporte intermodal".

El problema es que, al no contar ahora con las infraestructuras ferroviarias preparadas, el transporte de camiones por carretera "es mucho más flexible", es decir, tiene más capacidad de mover la mercancía puerta a puerta que el tren, agrega.

El ingeniero propone que los puertos cuenten también con centros de tratamiento, de forma que se puedan recibir las materias primas, transformarlas y luego transportarlas desde allí como productos finales o intermedios. "Es lo que le daría valor añadido a un puerto, así fue en su día en el de Bilbao y en Rotterdam en parte, añade Rúa". También cree que cada puerto español debería especializarse en un área y evitarse la competencia entre ellos.

Para Marcos Montero, presidente de la Confederación Española del Transporte de Mercancías (CETM), "el ferrocarril (en mercancías) tiene muchas deficiencias y en los últimos años no se ha hecho ninguna inversión". De hecho, la cuota del transporte de carga por tren ha bajado en los últimos años, "de significar un 6% hace cuatro o cinco años ha pasado al 3% o 4%", añade.

El presidente del CETM cree que el papel del tren en este mercado debería crecer, pese a que eso supone más competencia para el transporte por carretera -al que representa-, pero rechaza que "el ferrocarril pueda ofrecer precios políticos, más baratos que el coste real, porque luego se compensa" con dinero público.

Otra fuente del sector privado de infraestructuras también critica que las vías de alta velocidad (AVE) son incompatibles con el transporte por mercancías, mientras que otras "sí se podrían aprovechar, tanto para carga como para pasajeros, con lo que se aprovecharía mejor la inversión, y la velocidad que podrían alcanzar los trenes también sería muy elevada".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web