Imprimir

Stop accidentes

on . . Visitas: 516


«El hecho más importante de las estadísticas de accidentes es que camuflan una enorme tragedia humana», escribe el autor

17042010im2

Recientemente hemos recordado con una Eucaristía a varios jóvenes riojanos que fallecieron víctimas de accidentes de tráfico en años pasados. Sus familias están profundamente afectadas. A ellos y a todos los que, de una manera u otra, se sienten afectados por accidentes de carretera muchas veces sin culpabilidad alguna y otras veces por un descuido. A todos manifestamos nuestro afecto y simpatía y les animamos a unirse a la asociación Stop Accidentes porque todos unidos podemos hacer muchísimo por evitar o al menos por disminuir los accidentes. Resaltamos que el hombre debe ser siempre el centro de atención en cuantas campañas de educación vial se pongan en marga.

La siniestralidad vial, gracias a Dios, a escala nacional, va disminuyendo; en España en el año 2008 se produjeron 3.082 accidentes mortales de tráfico y en el año 2009 fueron 1.847 los fallecidos en nuestras carreteras. Se han lanzado las campanas al vuelo y se anuncia con alegría que los suicidios superan actualmente a los muertos en accidente de tráfico en nuestra Patria. El año pasado 3.421 personas se quitaron la vida, mientras que los siniestrados en la carretera fueron un 20% menos, pero los excelentes resultados por las altas cuotas de reducción en los accidentes, tarde o temprano registrarán un repunte debido a la dificultad de ir reduciendo los accidentes. En España no hemos llegado aún a ese punto de inflexión; pero a nivel mundial en el año 2008 hubo 1,2 millones de muertos y 50 millones de heridos debidos a accidentes de tráfico. Esta cifra es inaceptablemente alta y la sufren sobre todo en más de un 80% los países de bajos y medios ingresos.

Se prevé que la tendencia continúa ascendente en el número de accidentes de tráfico en esos países, con muertes asociadas a estos accidentes, aumente dos tercios en el año 2020 a menos, que tomemos medidas efectivas para evitarlo.

En el 2015 los accidentes de tráfico podrían convertirse en la principal causa de discapacidad entre niños y jóvenes de todo el mundo. Los traumatismos causados por el tránsito son la segunda causa de muerte en orden de importancia de los jóvenes de 10 a 24 años de edad. De los 1,2 millones de personas que anualmente pierden la vida en accidentes de tráfico, casi la tercera parte son jóvenes menores de 25 años. En los países de ingresos bajos y medios, las personas que con mayor frecuencia se ven involucrados en accidentes son peatones, ciclistas, motociclistas y pasajeros, mientras que en los países de altos ingresos, las víctimas son mayoritariamente conductores de automóviles. Se estima que en los países pobres el costo por accidentes de tráfico es de alrededor el uno y medio por ciento del producto nacional bruto y que los países de altos ingresos llegan al dos por ciento. Si no se toman medidas se prevé que las muertes por accidentes de tráfico aumentarán gravemente en los próximos años.

El hecho más importante de las estadísticas de accidentes camuflan una enorme tragedia humana. Detrás de cada uno de esos números hay una familia que pierde la esperanza de un futuro mejor, hijos que tendrán que luchar para tener acceso a las nuevas oportunidades debido a sus discapacidades, madres que tendrán que trabajar en dos o tres trabajos, porque sus maridos han muerto o están discapacitados. En términos económicos vemos como los gobiernos del mundo hacen esfuerzos por mejorar la seguridad vial y con ella la disminución de muertos y heridos. Son consecuentes del valor de la vida humana, al menos en este ámbito de la carretera, (desgraciadamente no en otros); porque no le son indiferentes los enormes costes económicos globales que los accidentes de tráfico llevan consigo. Se prevé que en el 2020 aumente el coste global de heridos en más de un 65% y en el año 2030 las muertes y heridos en los accidentes de tráfico serán la causa principal de pérdidas de años de salud para la población y la segunda causa principal de muerte en los varones.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web