Imprimir

La crisis obliga a la Junta a reducir a la mitad su oferta de empleo para este año

on . . Visitas: 554


La necesidad obliga y el Gobierno autonómico confirmó ayer, vía decreto, lo que era un secreto a voces: 2010 no será un buen año para los aspirantes a funcionarios. El recorte de los ingresos con el que se afronta el día a día de los servicios de la Administración, entre ellos las nóminas del personal, ha reducido la oferta de empleo público de la Junta para este año casi a la mitad. Las 2.799 plazas del año pasado se quedarán en 1.467 en la convocatoria del 2010.<

Pese al recorte de 1.332 empleos, el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, argumentó que los puestos de trabajo ofertados garantizarán «la prestación de servicios públicos esenciales y la calidad del empleo público» en una decisión que se ha regido por el principio de «austeridad en el gasto». La puesta en marcha de los mecanismos de la oferta pública de empleo es responsabilidad de la Consejería de Administración Autonómica que dirige Isabel Alonso.

Reposición del 10%

Sanidad, educación, servicios sociales, protección del medio ambiente y desarrollo rural serán las prioridades del nuevo personal que se incorpore a la plantilla de la Junta. Fuera de esos campos toca apretarse el cinturón en lo que a efectivos humanos se refiere. La tasa de reposición recogida en el decreto que publicará el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) en los próximos días se sitúa en el 10% para la administración general. Eso quiere decir que de cada diez bajas que haya habido entre el personal que se dedica, sobre todo, a cuestiones administrativas, se cubrirá una. Ese paupérrimo 10% no se aplicará ni en Sanidad ni en Educación.

La plantilla ligada a las aulas contará con una oferta de 526 plazas; la que permite la prestación de la asistencia sanitaria, con 527; la administración general, con 384, de las que 198 serán para funcionarios y 186 para personal laboral, y la administración local, con 30 plazas.

Estas son las cifras que dio a conocer el consejero portavoz tras recibir el refrendo del Consejo de Gobierno presidido por Juan Vicente Herrera. Una aproximación a la oferta pública de empleo de la Junta destaca que 320 de las plazas que se ofertarán se cubrirán mediante el sistema de promoción interna, algo que José Antonio de Santiago-Juárez vinculó a la «calidad en el empleo» y a «los acuerdos alcanzados con las organizaciones sindicales». El portavoz apuntó que la incorporación de «nuevos efectivos» será prioritaria en las comarcas situadas en el extrarradio de la comunidad, en los bordes de los mapas autonómico y provinciales, en lo que en el lenguaje administrativo se ha bautizado como 'zonas periféricas'.

Menos interinos

Desde el Ejecutivo autonómico se resalta que el impulso a la promoción interna y los ascensos entre el personal que ya se encuentra en nómina de la Junta contribuirán a un «mejor aprovechamiento de los recursos humanos» y garantiza el «derecho de los empleados públicos» a mejorar de puesto mediante la «carrera administrativa».

José Antonio de Santiago interpretó ayer esta característica de la oferta laboral pública para el 2010 como un aspecto de calidad en el empleo, al que incorporó también el de la reducción del número de interinos. El consejero portavoz situó en menos del 5% la tasa de interinidad en la administración general y apuntó que poco más se puede mejorar porque los expertos afirman que «parece ser que no es bueno bajar de ahí». El peso de los trabajadores interinos entre el personal sanitario o educativo se sitúa entre el 5% y el 6%. «Cuando recibimos la transferencia del Insalud era del 34% y, en el principio de la legislatura (2007) se situaba en el 17%», añadió De Santiago-Juárez.

La oferta de empleo público del 2010 establecerá una reserva del 10% de las plazas para personas con discapacidad, de la que se podrá establecer otro cupo del 10% para discapacitados «con especiales dificultades para el acceso al mercado ordinario de trabajo». El decreto que regulará la convocatoria de empleo contempla que las aspirantes que no puedan completar el proceso selectivo por un embarazo de riesgo o un parto podrán beneficiarse del aplazamiento y afrontar las pruebas que hayan quedado pendientes más adelante.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web