Imprimir

Un baremo que quitaría derechos al 25% de los beneficiarios

on . . Visitas: 531


Asturias apuesta por una nueva fórmula, más objetiva y que no dejará fuera del sistema a discapacitados ni a enfermos mentales

2010, o el año de parón de la Ley de la Dependencia, no servirá sólo para ajustar las cuentas de la norma, poniendo al día expedientes retrasados. También las herramientas de la propia ley se están sometiendo a una compleja 'ITV' que traerá consigo la herramienta informática que unifique a todos los equipos -«ahora todavía tomamos apuntes a mano, aunque no se crea»- y, también, un nuevo baremo.

Mientras que en el diseño y aplicación del programa que permitirá al Principado tener al alcance de un clic todos los detalles de un expediente -evitando dobles y hasta triples carpetas con un mismo protagonista, o dando de baja a los fallecidos en tiempo real- no está generando polémica e, incluso, tiene fecha de puesta en marcha -«antes del verano»-, lo del baremo es ya otro cantar.

Rodríguez reconoce que ya ha habido dos reuniones de la comisión delegada del Consejo Interterritorial de la Dependencia, la que forman los directores generales de todas las comunidades, y que aún faltan más citas «para llegar a un acuerdo».

Porque sobre la mesa hay dos opciones para renovar el actual baremo. Todos están de acuerdo en que el actual «permite demasiada subjetividad del valorador, de forma que, a veces, una persona alcanza un grado y nivel de dependencia y otra no, aun estando en la misma situación».

477 valoraciones de prueba

De hecho, el Principado fue señalado como «especialmente duro» en la aplicación del baremo por la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, algo que Rodríguez rechaza «porque nosotros aplicamos el mismo baremo que los demás», aunque reconoce que «es cierto que permite un alto grado de subjetividad».

Por ello, a final del año pasado, el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) encargó a una empresa externa que llevara a cabo valoraciones aleatorias «y realizó 477, con el oficial y con las alternativas».

De ese trabajo salieron las ya dos opciones citadas «que son muy diferentes, porque una es muy dura, tanto que el 25% de los beneficiarios actuales quedaría fuera del sistema».

Esta fórmula no es apoyada por Asturias, «ni tampoco por la mayoría de comunidades», pero sí tiene éxito en algunas «que entienden que no es normal que España tenga más dependientes que Alemania. Pero es que no pueden comparar un sistema con otro, puesto que en Alemania los servicios sociales son mucho más amplios y las personas con discapacidad tienen su propio sistema, así como las que tienen un problema mental. Aquí, están todos adscritos a la Ley de la Dependencia».

Estará para el verano

La fórmula que apoya Asturias es «mucho más objetiva» y en la que «no sobra nadie». En España, afirma Pedro Rodríguez, «la Ley de la Dependencia obliga a dar atención a las personas con dependencia y falta de autonomía. Eso aglutina a las discapacidades, a los problemas mentales y a todos. Y así seguiremos».

Por eso, apoyan el baremo calificado como «primera opción», en el que se gana, asegura, en objetividad: «No hay tanto margen para la opinión del valorador porque todo está mucho más medido».

Ese nuevo documento, que deberán aplicar todas las comunidades, estará listo «antes del verano», aunque la discusión «todavía continúa». Pedro Rodríguez tiene claro que «no podemos poner en marcha una norma que suponga un cambio radical con lo que estamos aplicando ahora, porque ése no es el objetivo de la ley. Fue creada para dar derechos a los que no los tenían».

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web