Imprimir

La ONU pide un mayor compromiso para detener el tráfico de armas hacia África

on . . Visitas: 509


La ONU pidió hoy un mayor compromiso de la comunidad internacional en la adopción de medidas y el uso de instrumentos que detengan el tráfico de armas que alimentan los conflictos en el corazón del continente africano.

El director de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODD), Antonio María Costa, aseguró en una intervención ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que hay numerosas medidas a nivel internacional para reducir la oferta de armas ilegales que siguen sin adoptarse.

"El tráfico de armas es otra pandemia. Conocemos la terapia y tenemos los instrumentos quirúrgicos. Espero que esta reunión motive a los estados miembros (de la ONU) a utilizar los medios para cortar el flujo de armas que exacerban los conflictos", dijo Costa en una reunión del máximo órgano dedicada a la seguridad en África Central.



El responsable de la UNODD señaló que sólo 79 países han ratificado el protocolo contra la fabricación y tráfico ilegal de armas de 1995, que obliga a la adopción de medidas concretas para combatir este negocio criminal.

En ese sentido, urgió a los países a eliminar vacíos en las legislaciones nacionales sobre armas, ajustar la regulación del transporte de este tipo de material, desarrollar bases de datos regionales y fortalecer la cooperación internacional, entre otras cosas.

También resaltó la importancia de "seguir el rastro" que deja el dinero que genera este negocio, y citó en particular la implementación de un artículo de la Convención Internacional contra la Corrupción que obliga a sus signatarios a saber quiénes son los clientes de sus bancos y los beneficiarios de los fondos depositados en sus arcas.

Costa señaló en su intervención que los inmensos arsenales de la Guerra Fría que han heredado los países de Europa Oriental y las ex repúblicas soviéticas siguen siendo el principal origen de las armas empleadas en África.

Como ejemplo citó el hecho de que en Ucrania hay 54 armas por cada soldado, cuando la media normalmente es de 2 armas por militar.

También facilitan las exportaciones de estos países "los excedentes" de aviones pesados de carga Antonov e Ilyushin, capaces de trasladar enormes cargamentos a largas distancias, explicó.

"Si a ello agregamos la escasa regulación y la inseguridad económica, se obtiene el clima en el que los mercaderes de la muerte (...) se hacen millonarios", agregó.

La vicesecretaria general de la ONU, Asha Rose Migiro, se sumó a los llamamientos a favor de una mayor regulación del comercio mundial de armas y la necesidad de nuevos mecanismos regionales de control.

"Los vínculos entre la explotación ilícita de recursos naturales y la proliferación y tráfico ilegal de armas son cada vez más evidentes", señaló la diplomática tanzana, para la que esta relación "es uno de los principales factores que alimentan y agravan los conflictos en África Central.

Por su parte, el embajador del Reino Unido, Mark Lyall Grant, resaltó la necesidad de que en 2012 se cierre con éxito la elaboración de un tratado legalmente vinculante que regule el comercio internacional de armas convencionales.

"Debemos asegurarnos de que contamos con medidas firmes de transparencia y control para evitar el desvío de armas a quienes las emplean para cometer violaciones de los derechos humanos y amenazar la paz y la seguridad", agregó.

El Consejo tiene previsto adoptar hoy tras la conclusión del debate una declaración de su presidente de turno, el embajador gabonés Emmanuel Issoze Ngondet, en la que se insta a redoblar los esfuerzos regionales e internacionales para combatir el tráfico de armas.

La ONU calcula que el comercio de armas genera un negocio de 1,5 billones de dólares al año y algunas ONG calculan que cada día mueren unas mil personas por disparos de armas ligeras.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web