Imprimir

Buenos tiempos para la piratería

on . . Visitas: 577


Los ataques a barcos aumentaron un 38% el año pasado. Más de la mitad se produjeron en la zona de Somalia

Los marineros sabían que no era cierto, pero, durante mucho tiempo, la mayor parte de la sociedad ha creído que la piratería era cosa de otros tiempos, una historia de aventuras, patas de palo y bergantines con diez cañones por banda. En realidad, la piratería atraviesa un momento de auge y la ejercen grupos despiadados -y también, muchas veces, desesperados- que no amenazan con garfios sino con AK-47. El Centro de Control de la Piratería, una entidad dependiente de la Oficina Marítima Internacional (IMB) que tiene su sede en Kuala Lumpur, contabilizó el año pasado 406 ataques a barcos, lo que supone un incremento del 38% con respecto al ejercicio anterior. Desde 2003 no se había vuelto a superar la barrera de los cuatrocientos.

Más de la mitad de estos casos se atribuyen a los piratas somalíes, aunque los responsables del centro destacan un detalle: en esta región se disparó el número de ataques, de 111 a 217, pero la cifra de secuestros se mantuvo más o menos estable, al pasar de 42 a 47. Este hecho se atribuye a la presencia de barcos de guerra de distintos países -«es vital que sigan allí», sostiene el director del IMB, Pottengal Mukundan- y a la mayor conciencia del peligro por parte de los capitanes que cruzan estas aguas.

La otra zona que más preocupa a los expertos del Centro de Control es Nigeria, donde se contabilizaron 38 ataques, aunque se estima que se produjeron al menos otros treinta sin declarar. Aquí los asaltos son «más violentos» incluso que en Somalia, con un factor agravante: «A diferencia de Somalia, Nigeria tiene un Gobierno central efectivo y la Armada más fuerte de la región. Lo que resulta preocupante es que no parece haber voluntad política de combatir el problema de la piratería», lamenta Mukundan.

En cualquier caso, Somalia es la zona donde se producen casi todos los secuestros de barcos registrados en el mundo. La ONG Ecoterra, con base en Nairobi, mantiene un seguimiento continuo de la actividad en las costas del país africano, con unas bases de datos donde figuran actualmente nueve buques capturados por los piratas. En la lista aparecen desde petroleros hasta el yate de una pareja británica, pasando por el 'Sakoba', el palangrero keniano capitaneado por un español de origen portugués. Ayer mismo, los piratas liberaron uno de los barcos que tenían en su poder: el buque cisterna 'Theresa VIII', cuyo capitán murió al ser alcanzado por disparos durante el secuestro. Ecoterra detalla también que, en lo que llevamos de 2010, se han producido siete secuestros, mientras que las fuerzas internacionales han atrapado a 666 presuntos piratas, han detenido finalmente a 367 y han matado a 47.

 

 

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web