Imprimir

La crisis 'se carga' a los becarios

on . . Visitas: 731


El Gobierno Regional quiere pagar en especie a sus deportistas más destacados. La Comunidad no ha abonado todavía las ayudas correspondientes al año pasado

El recorte presupuestario que también le ha tocado a la Dirección General de Deportes para este año trae de cabeza al director general, Antonio Peñalver, y a su equipo de trabajo.

«Es lo que tenemos y por lo tanto espero que también los deportistas sean comprensivos. A todos nos toca apretarnos el cinturón», explica Peñalver.

La Consejería de Cultura y Turismo, de la que depende la Dirección de Deportes, ha pasado de los 118.733.009 euros de presupuesto de gastos que manejó en 2009 a los 85.563.975 que tiene para 2010. El recorte global ha sido de un 27,94 %. Deportes es una de las secciones que mejor paradas ha resultado. En su caso sólo se le ha restado un 4,61 %. 15.288.737 euros tuvo presupuestado el año pasado y ahora va a manejar 14.584.514 euros.

Un tema que aún tiene pendiente la Tesorería es el pago de las becas correspondientes al año 2009 a los 218 deportistas murcianos que le fueron concedidas y que todavía no han podido ser abonadas.

«Este retraso también ha estado motivado por el hecho de que varios de esos becados han esperado hasta el último momento para formalizar sus peticiones y nos metimos en el mes de diciembre. Espero que Hacienda libere esas cantidades y a lo largo de febrero puedan ser abonadas», adelanta Peñalver.

La cantidad global para los becados de 2009 fue de 360.000 euros, repartidos en dos categorías: promesas olímpicas y paralímpicas, y deportistas no olímpicos.

En la primera, cuyo listado lo forman 160 deportistas, la media está en torno a los 2.000 euros y la cuantía de las mismas oscilan entre los 12.236, 04 euros que perciben los atletas Juan Manuel Molina y Benjamín Sánchez, y los 305,90 euros del entrenador de tiro olímpico José Matas Baños.

En segundo lugar del escalafón aparecen con 8.565, 30 euros Lucía Reyes Sánchez (vela), Margarita Domínguez (natación) y Pablo Aitor Bernal Rosique (ciclismo).

La relación de paralímpicos la encabezan, con 7.341,62 euros, Lidia Marta Baños Audije y Kewin Méndez Martínez, ambos en natación (ciegos).

En el apartado de no olímpicos son 58 los becados que se reparten 50.000 euros, con una media de 862 euros.

Las tarifas van de los 3.904,72 euros de Miguel Campos Muñoz (lucha), a los 488,13 euros correspondientes a Sara Pérez Muñoz, entrenadora de Federación de Deportes para personas con discapacidad intelectual en la Región de Murcia.

Según el rendimiento

La confección de este escalafón está en consonancia a la puntuación que le corresponde a cada uno con arreglo a su rendimiento deportivo y perfeccionamiento técnico dentro de unos baremos previamente establecidos. Son los propios deportistas, a través de sus clubes o federaciones, los que cada año solicitan este incentivo.

En el caso de las promesas olímpicas y paralímpicas el objetivo de esta ayuda es «posibilitar el desarrollo o consolidación de su rendimiento deportivo y perfeccionamiento técnico para contribuir, de esta forma, a aumentar la presencia de deportistas murcianos en los próximos Juegos Olímpicos y Paralímpicos».

Con las disciplinas no olímpicas estas ayudas económicas pretenden «posibilitar el desarrollo o consolidación de su rendimiento deportivo y perfeccionamiento técnico, siendo de interés para la promoción del deporte en la Región de Murcia».

Antonio Peñalver ya sabe que a partir de ahora va a disponer de menos dinero para esta partida y de ahí que esté preparando un proyecto para «cambiar la filosofía de las becas, sin que dejen de ser un estímulo».

«Vamos a seguir ayudando pero no sólo con dinero, sino también, digamos que en especie», adelanta el director general.

«Pensamos -prosigue- que el deportista puede beneficiarse igualmente si lo que hacemos es entregarle parte del dinero que le corresponde del incentivo por ejemplo con la asistencia a una concentración de su especialidad deportiva, o bien mejorarle el material que utiliza, equiparle mejor o inscribirlo en competiciones. Estamos barajando esa posibilidad para darle forma legal».

Peñalver quiere proteger al máximo «el deporte de base, el de promoción, el escolar, que son los que más preocupa a esta Dirección General de Deportes» y para eso «vamos a tener que recortar las subvenciones a clubes y entidades profesionales o semiprofesionales que cuentan con otras vías para percibir ingresos».

Lo que no se va a tocar es el programa de inversión en instalaciones deportivas que ya están concertadas, como el Pabellón de Deportes de Cartagena y la piscina de 50 metros en el CAR de Los Narejos.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web