Imprimir

Zapatero irá a un acto de cristianos conservadores invitado por Obama

on . . Visitas: 824


Macarena Gutiérrez

MADRID- El presidente del Gobierno español volverá a Washington la primera semana de febrero para participar en el Desayuno Nacional de Oración que tiene lugar todos los años en la capital estadounidense desde 1953. Según fuentes diplomáticas, no está previsto que Zapatero asista a ningún encuentro con el presidente Obama en la Casa Blanca. Sin embargo, «no se descarta» que el cara a cara acabe produciéndose y sirva para preparar la cumbre UE-EE UU que acogerá España durante el mes de mayo bajo la Presidencia comunitaria.
La primera y última visita oficial de Zapatero a EE UU se produjo el doce de octubre del año pasado y sirvió para el «deshielo» de las relaciones bilaterales tras la salida de George W. Bush de la Casa Blanca. Sin embargo, este viaje tiene un cariz muy diferente. Organizado y promovido por un grupo ultraconservador cristiano llamado «La Familia», la convocatoria oficial corre a cargo del Congreso norteamericano.


El primer martes de cada mes de febrero, más de tres mil personas acuden a Washington DC para participar en un encuentro religioso pero de «carácter ecuménico». Lo cierto es que, al margen del tono espiritual que cada uno quiera darle, la cita es aprovechada para «hacer relaciones» y «estrechar lazos». Asisten personajes destacados de la vida pública norteamericana, diplomáticos, políticos, empresarios, miembros de ONG y algún mandatario extranjero. Fuentes próximas a la Administración Obama aseguran que el acto al que asistirá Zapatero, y cuyo momento álgido será la intervención del líder demócrata,  «sirve de marco para que los congresistas puedan reunirse con quien consideren oportuno» durante una semana.
Aunque Obama ha mantenido esta tradición, otras no han corrido la misma suerte. Una de las primeras medidas del presidente tras tomar posesión fue eliminar, el pasado mes de marzo, un acto de oración que se realizaba en la Casa Blanca cada año desde que fuera instaurado por Ronald Reagan.
Lo cierto es que el Desayuno de Oración al menos servirá para estrechar lazos entre Washington y Madrid tras varios años de distancia. El recién llegado embajador de EE UU en España, Alan D. Solomont, sostuvo ayer en su primer encuentro con la Prensa que trabajará para que las relaciones sean aún «más fuertes».


«Un país increíble»
Solomont se declaró «encantado» con el encargo de Obama y en el breve repaso que hizo a su biografía recordó que ya estuvo en España, «un país increíble», en 1971 con una beca. Hombre de negocios, «aunque más apasionado aún por la política», el nuevo embajador trabajará para «promover las inversiones» comerciales entre los dos países así como la «creación de empleo» para contribuir a aliviar la crisis económica.  
El mal momento financierio que vive Europa fue el tema de la última reunión que mantuvieron en La Granja los ministros para Asuntos Europeos. El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, destacó que obtuvo el «apoyo absoluto» a la «prioridad número uno» de la agenda española, la «recuperación económica». López Garrido aseguró que ninguna delegación pidió aclaraciones sobre si habrá «sanciones», como apuntó Zapatero para aquellos que no cumplan los objetivos. Mientras, las críticas a la presidencia continúan. Ayer fue el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, quien criticó la postura del Gobierno español sobre la nueva estrategia económica y defendió desarrollar los instrumentos existentes antes que introducir nuevas medidas.       “Ya tenemos muchas herramientas en la UE que debían implementarse mejor y respetarse más. Antes que hablar de medidas adicionales o de sanciones, lo que hay que hacer es discutir sobre cómo implementar los instrumentos que tenem

Otra pregunta incómoda
Zapatero se declaró ayer  «sorprendido» al ser preguntado en rueda de prensa por el hecho de haber sido invitado al Desayuno Nacional de Oración dado que él mismo es un laico convencido. En rueda de prensa en Bratislava, junto a su homólogo eslovaco Robert Fico, Zapatero no quiso «interpretar» la invitación a este acto ya que «los que invitan son los que tienen que explicarlo y, desde luego, no me voy a poner yo en su lugar y espero que nadie lo haga», dijo el presidente. De hecho, se había mostrado «sorprendido» porque la periodista que formuló la pregunta le planteara cómo acudía un reconocido laicista como él a este evento. «Me sorprende la capacidad para interpretar una invitación, el origen de este acto y de la voluntad del presidente Obama», añadió. Se da la circunstancia de que hace apenas una semana, el jefe del Ejecutivo había considerado también «sorprendente» que una periodista española le preguntara por la capacidad de España para liderar la salida de la crisis económica de la UE siendo el país con más tasa de paro de la eurozona.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web