Imprimir

fútbol de corazón

on . . Visitas: 613

ElTiempo

En estos días, la atención mundial de los fanáticos del fútbol se centra en Colombia, donde se realiza el Mundial Sub-20 de la Fifa. Y aunque es el momento de celebrar los logros de jóvenes expertos del balompié, es bueno recordar a quienes en Colombia no tienen mayor oportunidad de destacarse.

En regiones como el Caribe colombiano, son los niños y los jóvenes los que resultan más afectados por los problemas sociales de su entorno. La violencia, el microtráfico de drogas, la maternidad temprana y el reclutamiento por grupos irregulares tienen impactos negativos en el sistema educativo y en su desarrollo de aptitudes. Este contexto social genera altas tasas de deserción y repetición, déficit en el aprendizaje y mal uso del tiempo libre. Lo que no ayuda al desarrollo de estas comunidades.

Preocupados por esta situación, la Fundación Fútbol con Corazón y la Fundación Nu3 crearon la alianza 'KOKORO, Unidos por un Gol". Con el apoyo técnico y el financiamiento del Banco Mundial, a través del Fondo Japonés para el Desarrollo Social, estas fundaciones trabajan en conjunto para ofrecer nuevas y mejores oportunidades de vida a niños entre 5 y 16 años que viven en situación de extrema pobreza.

El fondo de dos millones de dólares fomenta un modelo de cambio social que provee oportunidades a más de 2.000 niños, niñas y jóvenes en el departamento del Atlántico. El proyecto busca mejorar su calidad de vida mediante la práctica del fútbol, con la convicción de que los valores deportivos contribuyen a una estrategia de desarrollo social.

El juego es la excusa. La interacción del deporte, la impartición de valores sociales y civiles, la nutrición e inclusión de género, son el verdadero trasfondo. Así, uno de los pilares del proyecto es la metodología 'Fútbol y Paz': una herramienta deportiva, educativa y nutricional que permite que los niños desde temprana edad disfruten del fútbol, aprendiendo valores y buenos hábitos de vida y nutrición.

En los encuentros se marcan goles y se juega como en cualquier otro partido, pero los resultados se miden no solo por la cantidad de goles, sino por metas cumplidas. Los equipos son mixtos, el primer gol debe ser anotado por una niña y no hay árbitros: los niños y un asesor resuelven las situaciones de conflicto.

De esta manera, se fortalecen las relaciones interpersonales. Además, se propicia el desarrollo de competencias ciudadanas. A través del deporte, niños y niñas que viven en situación de vulnerabilidad acceden a oportunidades que de otra manera no tendrían. El proyecto incluye dinámicas dirigidas a la participación familiar y la transformación comunitaria. Busca incidir para que el sistema educativo asuma esta experiencia como un instrumento de política pública.

La red 'Fútbol y Paz' se lanzó el 29 de julio en Barranquilla con el apoyo del Banco Mundial, la Agencia Alemana para la Cooperación Internacional GIZ y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Son 15 fundaciones que, a través de esta metodología, benefician a más de 25.000 niños en 10 departamentos de Colombia.

Para lograr que llegue a más comunidades y se sostengan a largo plazo, será esencial contar, además, con el respaldo de otros importantes actores de la sociedad. En particular, será útil incentivar las alianzas entre el sector público y la empresa privada.

Los niños de zonas pobres del país tienen derecho no solo a soñar, sino a cumplir sus sueños. Algunos tal vez aspiren a ser futbolistas o beisbolistas; otros, a ser médicos o educadores. Sea cual sea su vocación, solo con intervenciones innovadoras como 'Fútbol y Paz' tendrán mayores opciones de lograrlo.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web