Imprimir

Dos vidas para cambiar el mundo

on . . Visitas: 468

diarioVasco

Un proverbio africano dice que mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas, puede negritocambiar el mundo. La asociación ICAVI4all, con sede en San Sebastián, encajaría en ese tamaño y, sobre todo, en ese espíritu de compromiso para mejorar las condiciones de vida de quienes peor lo pasan. Sin grandes inversiones ni mecenas millonarios, han aprovechado su vínculo personal con Guinea Ecuatorial para poner en marcha varios proyectos solidarios en el país. El último lo han llamado '1x1', de acuerdo a su estilo de avanzar paso a paso. El objetivo es traer temporalmente a Gipuzkoa a dos niños enfermos, Martín y Gabriel, para que sean tratados por profesionales sanitarios de sus respectivas dolencias, cuenta Laida San Sebastián, responsable de la asociación.

El pequeño Martín, un niño ecuatoguineano de 6 años, sufre una hipospadia perineal, una malformación congénita del pene que precisa un tratamiento en un centro especializado en Urología Pediátrica. El segundo caso es el de Gabriel, un niño guineano de 7 años con parálisis cerebral, que requiere de una atención sanitaria específica para intentar frenar su deterioro físico y cognitivo. La historia de Gabriel llegó a oídos de la asociación hace poco más de un año tras publicarse un reportaje en este periódico sobre el trabajo solidario que desempeñan en el país africano, a donde envían regularmente productos de apoyo (muletas, sillas de ruedas, camas adaptadas...) para las personas con alguna discapacidad y dependencia, un problema marginado en un país donde ni siquiera están cubiertas las necesidades más básicas.

«A raíz del reportaje recibimos muchas llamadas. Una de ellas fue la de una mujer de Errenteria, que había emigrado de Guinea Ecuatorial hacía tres años. Nos contó que allí había dejado a varios de sus hijos, uno de ellos con parálisis cerebral. Necesitaba ayuda». Laida no pudo negarse. No sólo por un deber solidario, sino por su experiencia personal que la llevó en 2005 hasta el país para visitar a Clemente, un niño enfermo que había sido tratado en San Sebastián gracias a la mediación de Cáritas y a quien acabó adoptando tiempo más tarde.

Aquel viaje con el que arrancó la nueva vida de Laida supuso también el principio de la labor solidaria de la asociación ICAVI4all, creada desde el Grupo ICAVI, una consultaría especializada en el sector de la discapacidad ubicada en Donostia y que Laida dirige. Empezaron con un envío de material -en septiembre se hará el segundo- y ahora están dando forma a una segunda iniciativa bautizada como Let's Enable Guinea (LEG), con la que van a construir un taller de fabricación y mantenimiento de productos de apoyo de bajo coste utilizando los recursos naturales de Guinea Ecuatorial. «Nuestros envíos de material son en realidad un parche, por eso nuestro objetivo fundamental es que lleguen a ser autosuficientes», afirma Laida.

No sólo dinero

Como quiera que la lista de necesidades en África empieza y no acaba, mientras tejían la red de apoyos para poner en marcha el taller se cruzaron en el camino las historias de Martín y Gabriel, para quienes están dedicando todo el esfuerzo posible. Necesitan «de todo», resume con franqueza Laida. «Pero no sólo dinero» para sufragar su estancia hospitalaria en Donostia. También apoyo familiar, voluntarios que puedan cuidar de los dos menores durante el tratamiento... «Queremos dejar claro que sólo se trata de una estancia temporal, que nadie piense que se trata de una adopción. Entre todos podemos ayudar a estos dos niños a que tengan una calidad de vida mejor y que regresen a su país de origen en buenas condiciones», concluye Laida.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web