Imprimir

Más de 300 personas, siete asturianos, llevan ante la Fiscalía el robo de bebés

on . . Visitas: 446

lanuevaEspana

Más de trescientas personas, entre ellas siete asturianos, se han sumado a la denuncia conjunta que el próximo 27 de enero se presentará ante la Fiscalía General del Estado exigiendo que se investigue «el robo de niños recién nacidos en diferentes clínicas y hospitales de toda España». Anadir, la asociación que reúne a los afectados por el tráfico de bebés, está promoviendo la creación de un banco de ADN en el que se puedan cruzar datos de madres y familiares que perdieron a sus hijos con los que quienes sospechan que fueron dados en adopción.

El abogado de la asociación, Enrique Villa, va más allá y recomienda a todos los hijos únicos nacidos en las décadas de los sesenta y setenta en España que se realicen pruebas de ADN para confirmar su filiación, dado el altísimo número de robos de recién nacidos registrados durante esas décadas.

En la denuncia que se presentará el jueves en Fiscalía, los afectados solicitarán la apertura de diligencias para investigar las circunstancias de esas desapariciones y exigen que se determine «quiénes estuvieron implicados en todas las acciones ilícitas que condujeron al secuestro de centenares de menores sin consentimiento de sus padres». Anadir, la asociación que agrupa a los perjudicados y que preside Antonio Barroso, sostiene que se comerció con los bebés «con total impunidad».

Además de la demanda conjunta que la semana que viene se presentará en Madrid, ha habido iniciativas particulares, en Cádiz y en Sevilla, con denuncias ante las fiscalías de estas ciudades. En Sevilla se presentaron esta misma semana varias denuncias y en Cádiz son más de sesenta los casos que se están investigando, más de la mitad en la localidad de La Línea de la Concepción.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web