Imprimir

Un rayo de luz

on . . Visitas: 522


Regalar sonrisas, compañía, alegría y dulzura. Muchos de los niños saharauis que vienen a España llenan sus casas de acogida de felicidad y satisfacción. Pero ayer a quién le toco recibir un bonito regalo fue a Dajna, una niña saharaui de doce años con ceguera congénita que dentro de poco conseguirá ver las caras de sus familiares y amigos, distinguir paisajes y colores y, lo que es más importante, podrá desenvolverse con autonomía gracias a uno de los mejores obsequios que va a recibir en su vida: el equipo quirúrgico de Juan Palomares, en Benidorm, le realizó una operación que le permitirá adquirir algo de visión.

La pequeña Dajna ha venido a Alicante mediante el programa Vacaciones en Paz, de la Coordinadora de Asociaciones de Amigos del Pueblo Saharaui y se aloja con una familia de acogida en Altea. Está asociación propició el contacto con la clínica del doctor Palomares, un centro que colabora habitualmente con la ONG de forma altruista.

Según explica el doctor Juan Palomares, hace un mes comenzaron a hacerle pruebas y vieron que existían posibilidades óptimas para poder operarla. Y así fue.

La intervención, realizada ayer, salió «perfecta, como esperábamos y como preveíamos, todo fenomenal», según afirmó Juan Palomares. El equipo médico quedaría satisfecho con que la niña fuera autónoma para desenvolverse, pero Palomares afirma que «en doce años la niña no ha tenido una visión útil y ahora vamos a poner todos los medios y posibilidades terapéuticas para que la niña consiga tener algo más de vista».

La operación duró casi hora y media. Según explica Juan Palomares, este tipo de intervenciones suelen durar unos 15 minutos pero «había una gran desestructuración en el ojo y hemos tenido que hacer cirugía reconstructiuva».

A partir de ahora, a Dajna le quedan unos meses de recuperación. Se quedará en Altea unos 6 meses más y el equipo médico continuará controlando los avances de la pequeña. En dos o tres semanas verán cómo han evolucionado las retinas y, entonces, podrán prever que visión ha ganado Dajna. Juan Palomares asegura que «evidentemente la operación va a repercutir en que tendrá una mejora en la calidad de vida, por poco que pueda ver para ella ya va a ser mucho».

Tanto el padre como los hermanos de Dajna también padecen displasia congénita en la visión. Sus hermanos ya fueron operados en Madrid y Barcelona y ahora ha llegado el turno de esta niña saharaui, que podrá ser autónoma una vez esté recuperada.

El doctor Palomares ha realizado más de 10.000 operaciones de visión, muchas de ellas han sido gratuitas para personas con escasos recursos económicos.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web