Imprimir

Rostros saharianos en Cantabria

on . . Visitas: 511


«A pasarlo bien. Y a jugar con mis hermanos mayores». Aún con el cansancio reflejado en el rostro por el largo y tortuoso viaje desde Tindouf (Argelia), Salina Abdel no ocultaba su alegría por hallarse de nuevo con su familia de acogida en Cantabria y el plan que tenía previsto para este verano. Un programa muy similar al que, a buen seguro, espera a los otros 58 niños procedentes de los campos de refugiados en el Sahara argelino que llegaron ayer a Cantabria.

La sonrisa de Salina, o la de Salka, o de Emaiti, o de Hleila, o de Mehdi o de Brahim y de muchos otros también contrastaba con la tristeza y lloros mostrados por no pocos compañeros. Apenas acertaban a señalar dónde y con quiénes iban a pasar estos dos próximos meses, agobiados quizá por el lógico tumulto de idas y venidas en el pabellón Pedro Velarde de Camargo en donde se produjo la entrega a las familias de acogida. O por la sensación de sentirse en lugar extraño.

Mientras los responsables del traslado -la ONG Cantabria por el Sahara y la Delegación Saharaui en la región- realizaban sus gestiones, los niños y niñas se reunían en corrillos. Sus cuchicheos eran en árabe. También en español. Algunos de los desplazados ya son 'veteranos', pero un puñado de ellos acude por primera vez. Eran los más serios, los que parecían tener los ojos más abiertos.

Salina, de 12 años, estará en Santa María de Cayón con el matrimonio formado por Ana y Berto y sus dos 'hermanos'. «Este año, además de piscina y pasarlo bien, iremos a Madrid», dice. Mehdi, de 9 años, volverá a Pechón, con Mani y Carlo, donde irá «a la playa y con los amigos». Los padres de acogida de Legluf, de 12 años, son Fabi y Toño, pero no se acuerda en qué localidad, como tampoco Salka, Reffaa o Mariam, entre otros. Pero todos con el común deseo de «pasarlo bien». Brahim, que llega por primera vez, irá a Galizano, con Juanjo, y lo primero que le preguntó fue si tenía hijos.

El día también fue largo para los organizadores del programa 'Vacaciones en Paz 2010': aguardaban a 83 niños y sólo llegaron 58. Al parecer, en Argelia no previeron plazas para todos en los aviones (llegaban unos 320 con destino a Cantabria y País Vasco) y al menos veinticuatro de ellos quedaron en África.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web