Imprimir

La solidaridad navarra supera la crisis y acoge este verano a más de 330 niños

on . . Visitas: 658

03-07-2010ima1


Más de 330 niños de Europa y África compartirán sus vacaciones con familias navarras de la mano de seis ONG. Más de la mitad ya están aquí. Los saharauis son el colectivo más numeroso y este año serán 116 los niños que lleguen bajo el sello de la Asociación Navarra de Amigos del Sáhara. Los navarros siguen abriendose de par en par a la acogida de niños en verano pese a la crisis. Revisiones médicas, vacunas, una dieta equilibrada, paz, afecto y un poco de bienestar, diversión y afecto son los ingredientes que necesitan para volver con fuerza a la realidad de sus países de origen.

A los saharauis les esperan el día 9 en el Ayuntamiento de Berriozar en un acto de recepción con las familias que están distribuidas por toda la geografía foral. Los menores, de entre 7 y 12 años, vienen acompañados por cuatro monitores y el objetivo de la asociación es conseguir que el máximo número de niños logren salir del desierto (campamentos de Tindouf) durante los meses más duros donde las temperaturas superan los 50 y 60 grados. 90 son repetidores. De hecho, José Ochoa, responsable de la Asociación Amigos del Sáhara, lleva 15 años de experiencia. "La crisis se está notando mucho en el recorte de la ayuda que llega a los campamentos de refugiados y también en los programas de acogida. Si el año pasado llegaron 12.000 a las diferentes comunidades, para este verano se ha previsto que sean unos 7.000", precisa. "Queremos ofrecerles unas vacaciones en paz. Con tres meses recuperan fuerzas para poder continuar en un medio tan hostil", indica. Muchos de estos niños terminarán estudiando en Argelia, Cuba, Mauritania o Libia. Del grupo que llega, ocho son discapacitados procedentes de Smara que viajarán a Burguete. El viaje cuesta unos 800 euros de los que las familias aportan una tercera parte y el resto se financia con las diferentes actividades (conciertos, sorteos, obras de teatro, venta de camisetas...).

Para José Luis Mendivil, de la ONG SONAGE (Solidaridad Navarra con Guinea Ecuatorial), el principal problema de los 42 niños que acogen es la desnutrición, además de las secuelas de crecer en el seno de familias desestructuradas o abandonados. Además del programa de verano la asociación envía todos los meses alimentos a los orfanatos, además de algunos medicamentos y ropa. La asociación centra su ayuda en la acogida de niños y adolescentes de Guinea Ecuatorial (orfanatos de Malabo y Nkué), así como en la adecuación de las escuelas y lugares de acogida. Colabora estrechamente con la comunidad religiosa de las Hermanas de Maria Inmaculada, congregación que gestiona varios orfanatos y colegios para niños y niñas con edades de dos a catorce años. Otros proyectos en marcha tienen que ver con el fomento de la ganadería y la horticultura en la zona. Entre viajes y visados el coste ronda los mil euros que se financia con la aportación de las familias y la ayuda de Caja Navarra que este año ha concedido 10.000 euros. "Es importante para estos niños darles esta oportunidad y las familias cuentan con todas las garantías y un psicólogo se encarga de prepararlas porque son niños con problemas de adaptación; algunos son más retraídos pero es cierto que la mayoría se integran sin problemas", expone. Legaron el 24 de junio y regresarán el 2 de septiembre. Este año suman cinco más: satisfechos por lo tanto. Durante su estancia "es importante que mantengan el vínculo entre ellos, de ahí que buscamos actividades comunes. El año pasado estuvimos en Sendaviva y visitamos el museo de Castejón, fuimos a las piscinas....". Los niños tienen entre 6 y 12 años, y hay 18 niños escolarizados durante todo el año con familias navarras en un programa de acogida donde sólo regresan a Guinea durante el mes de agosto.

También de Guinea Ecuatorial (Bata) proceden los 18 menores con los que intermedia Amamayte, once más de los que llegaron el año anterior. Según Elena Sagaseta, los niños proceden de familias muy necesitadas. La ONG cuenta con más de 70 socios y un tutor en el país africano encargado de hacer la selección de los menores. El centro de alfabetización materno infantil en Bikurga y la casa de acogida Ama Mayte en Nkue son otras colaboraciones. La ONG ayuda a niños y madres adolescentes de las zonas más desfavorecidas, junto al de ofrecer medios para el "progreso y desarrollo de la mujer".

Desde Europa, Solidaridad Navarra Sin Fronteras se encarga de facilitar el desplazamiento de 45 niños rusos de la región rusa de Cheliabinsk con edades entre los 6 y los 16. Asimismo, promueve la reconstrucción, mejora y acondicionamiento de dichos orfanatos. El año pasado fueron más de 60 chavales acogidos, descenso que atribuyen al "parón" del año pasado como consecuencia de la gripe A. La ONG se dedica desde hace 14 años al acogimiento temporal de niños rusos procedentes de orfanatos. Son más de 5.000 niños de edades entre los 2 y los 16 años los que viven en los orfanatos de dicha región. "La mayoría repiten la experiencia hasta la finalización del ciclo de tutela del Estado: 18 años. Siempre es la misma familia para aportarles la experiencia de convivir con una familia estable, ya que en su mayoría provienen de familias con experiencias traumáticas", remarca Luis Ángel Arigita.

arco iris De la mano de Arco Iris Solidario, con más de 200 socios, llegaron el 5 de junio 48 niños, de entre 6 y 16 años, procedentes de ocho orfanatos de la región ucraniana de Kiev, víctimas inocentes de la radiación de Chernobil y que todavía sufren sus consecuencias, admite Nerea Corera. De ellos, 38 repiten y diez son nuevos. "Estamos hablando de una recuperación física y psicológica porque se trata de niños que han crecido en un entorno difícil, procedentes de familias desestructuradas con problemas de alcohol o malostratos. Se trata de darles una ilusión en su vida y mantener el contacto durante todo el año". El primer año las familias pagan la totalidad del viaje y a partir del segundo la asociación financia la otra mitad. Además de las actividades de acogida realizan pequeños proyectos de reforma en los centros. "Estamos contentos porque hemos conseguido diez nuevas familias pese a la crisis", reitera.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web