Imprimir

Cae una red de proxenetas que explotaba a menores rumanas

on . . Visitas: 774


Las víctimas fueron captadas por internet con falsas ofertas de trabajo. Las jóvenes, de 15 años, eran obligadas  a «ejercer» 12 horas al día en Barcelona

La Policía Nacional y la Guardia Urbana de Barcelona han detenido a siete personas y han desarticulado una red internacional de tráfico de personas que explotaba en Barcelona a dos menores de origen rumano. Los cuerpos de seguridad informaron ayer de que las niñas, «de origen muy humilde»,  fueron captadas en Rumanía, vía internet, con falsas promesas de trabajo. Después, se las trasladó por carretera hasta España, donde les retiraron la documentación y le entregaron otra falsa para hacerla pasar por mujeres adultas.

Después, una de ellas fue entregada a dos «controladoras» en el prostíbulo de la calle Sant Ramon. Allí le informaron de sus condiciones de trabajo y la acompañaron en todo momento, controlando el número y duración de sus servicios sexuales y quitándole el dinero, que se quedaban los responsables del prostíbulo. La obligaban a trabajar hasta doce horas seguidas para llegar a devolverles los 3.000 euros que supuestamente había costado su viaje y la documentación fraudulenta.

Las pesquisas permitieron localizar a otra menor, obligada a prostituirse en un club de alterne de Lli de Vall, que había llegado a España del mismo modo.

Entre los siete detenidos, de los que cuatro ya están en prisión, figuran dos personas que regentaban un «piso de alterne» en la calle Sant Ramon del Raval y un club en Lli de Vall. Una de las presuntas proxenetas fue detenida ejerciendo la prostitución en un club de alterne de lo localidad de Fuenlabrada, en Madrid.


Dos meses de investigación
La operación empezó el pasado mes de mayo cuando la Guardia Urbana requirió la documentación a una prostituta rumana en el Raval y detectó que podía ser falsa y que la chica podía ser menor de edad.

La Policía Nacional consultó con la Agregaduría de Interior de la Embajada de Rumania en España, que confirmó que se trataba de una menor de 15 años cuya desaparición había sido denunciada por sus familiares y sobre ella pesaba una orden de búsqueda y protección de la Interpol.

Las dos menores identificadas fueron puestas a disposición de una ONG –para que reciban un tratamiento integral– con la autorización de la Fiscalía de Menores y tras comunicárselo a la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (Dgaia), que pasó a tener su tutela.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web