Imprimir

Las niñas mendigas se hacen las sordas

on . . Visitas: 841


A las once de la mañana merodeaban por Roldán y Marín con sus carpetas, pidiendo firmas y euros para la 'Asociación regional de niños con discapacidad, sordomudos y pobres'. A las dos de tarde, seguían erre que erre en la Plaza de la Constitución. Ha sido así durante casi toda la semana. Grupos de jóvenes rumanas (buena parte de ellas menores de edad) llevan varios días estafando (o intentándolo al menos) a cuantos jienenses pueden, fingiendo ser sordomudas y pidiendo en nombre de entidades fantasma. Ni la intervención de la Policía Nacional, ni la de la Fiscalía de Menores ni los servicios sociales de la Junta han conseguido atajar el tema. Ni poner ante la Justicia a quienes se lucran con la mendicidad infantil.

A las ocho y media de la tarde del martes, una pareja de policías de paisano consiguió parar a seis jóvenes en la calle Navas de Tolosa. Ya llevaban dos días correteando Jaén. Tres de ellas, confirman en Comisaría, resultaron ser menores de edad. Llevaban además impresos para consumar la estafa de las niñas sordomudas, aunque con los policías hablaban perfectamente. De hecho les explicaron a los agentes que estaban solas y desamparadas en Jaén. Que tienen familia en Madrid, pero que estaban en la ciudad abandonadas. La Policía abrió diligencias y se las llevó a Comisaría. Tienen 12, 14 y 15 años. Y negaron en todo momento conocer de algo a las otras tres, mayores de edad. Éstas también se hicieron las suecas, y dijeron no conocer de nada a las niñas. «Se lo tienen aprendido, es lo que dicen siempre», dicen en Comisaría. Como las mayores no llevaban impresos ni las habían visto pedir, las dejaron marchar.

Las tres menores fueron puestas a disposición de la Fiscalía de Menores, que las declaró en desamparo y decidió su internamiento en el centro de menores Carmen de Michelena de Jaén. «Entran en el sistema de protección mientras que la Policía o el centro consigue dar con algún familiar que se haga cargo de ellas. En cuanto llega un familiar que se encargue, salen. No hay forma de evitarlo», aseguran en la Fiscalía de Menores. Solo si hay una fuerte reiteración de las mismas personas la administración se plantea asumir su custodia.

Además, la 'actividad delictiva' de las niñas mendigas es irrisoria. «Podrían haber incurrido en pequeñas faltas de estafa», dicen en Fiscalía. ¿Se podría intervenir contra las personas que se aprovechan de su trabajo? «Primero habría que acreditar quién es le padre o tutor. No es fácil. Nada fácil. Sería competencia del juzgado de guardia si la policía remite allí el atestado», dicen en Menores. No consta que se haya hecho en el caso de las niñas de 12, 14 y 15 años.

En la Junta no desvelaban ayer si alguien había ido ya a reclamar a las tres menores declaradas en desamparo e internadas. Lo cierto es que ayer seguía habiendo niñas rumanas en el centro de Jaén pidiendo limosna en nombre de una dudosa asociación. Haciéndose las sordas a todo.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web