Imprimir

Atoumane vuelve sano a Senegal

on . . Visitas: 776

07042010im2
Una familia de Zarautz le ha acogido durante los casi siete meses que ha permanecido en Gipuzkoa. El niño ha sido tratado en el Hospital Donostia de una grave dolencia

NEREA ARCELUS | SAN SEBASTIÁN.

Hace poco más de seis meses, Atoumane aterrizaba en el aeropuerto de Loiu con la ilusión de frenar la dolencia que le obligaban a estar alejado de dos de las cosas que más le gustan, el colegio y el fútbol. Atoumane padece una grave enfermedad de la que ha sido tratado en el Hospital Donostia, donde le han dispensado los cuidados necesarios. También ha recibido el cariño y la atención de su familia zarauztarra de acogida y de buena parte de la localidad costera, en la que se ha integrado en este medio año de vida en Gipuzkoa. Hoy, con once años y una salud mucho menos maltrecha, Atoumane regresa a Dakar. Al colegio y a jugar al fútbol.

La extraña afección que padece Atoumane desde que tenía dos años hace que su lengua se inflame y llegue incluso a obstaculizarle la respiración. Puesto que en Senegal no existen los medios necesarios para realizar el tipo intervención con cirugía láser que mejoraría su situación, oenegés como Tierra de Hombres (www.tierradehombres.org), se encargan de buscar hospitales y familias en Europa que acojan y hagan más llevadero el tratamiento y la posterior recuperación de estos niños durante su estancia lejos de su país y de su familia.

Pese a la gravedad de la enfermedad, los encargados de la oenegé tardaron ocho meses en conseguir una familia que acogiese a Atoumane, hasta que a principios de septiembre, en otro gesto solidario, el matrimonio formado por el bertsolari y comunicador Xabier Euzki-tze y su mujer, Txus Manterola, se prestaron a acoger a este niño en sus casa junto a sus tres hijos.

La pareja participa activamente en labores de voluntariado con la ONG Tierra de Hombres y con la organización Urola Kosta, que acoge a niños saharauis. «Queríamos darnos un respiro en lo que respecta al voluntariado, porque nuestros hijos son muy pequeños y les debemos mucho tiempo», comenta Euzkitze. «En un primer momento nos comentaron que la estancia sería de un mes y fue entonces cuando mi mujer, que está muy sensibilizada con el tema, me lo propuso y yo por supuesto le dije que 'adelante'». Durante la estancia, han recibido ayuda de los voluntarios que se hacían cargo de Atoumane en su convalecencia en el hospital y de una familia de apoyo que reside en Donostia.

La estancia de un mes se alargó hasta casi los siete debido a las complicaciones que sufrió el chaval a causa de la biopsia que le tuvieron que practicar en el centro hospitalario guipuzcoano. Tras realizar todas las pruebas diagnósticas necesarias, Atoumane fue intervenido el 27 de marzo mediante cirugía láser, que consiguió eliminar casi en su totalidad la afección que padece. La operación, que consistía en retirarle parte del músculo perteneciente a la lengua, no le ha dejado secuelas.

En euskera y de la Real

Como la estancia de Atoumane se alargó más de lo previsto, sus padres de acogida decidieron escolarizarlo. «Acompañó a mi hija Garazi a la ikastola y desde el mismo momento en el que entró nos hizo saber que quería quedarse allí. No pudimos decirle que no», cuenta Euzkitze. En la ikastola, Atoumane ha participado en las actividades como uno más y pequeños y mayores le han cogido mucho cariño. También ha aprendido euskera.

Durante su estancia guipuzcoana, el joven senegalés ha cumplido once años. Aunque en muchos países africanos no es habitual celebrar los cumpleaños, la familia zarauztarra de Atoumane quiso hacer una excepción, y reunió a todos sus nuevos amigos en una fiesta que, a buen seguro, nunca olvidará. De la fiesta se llevará el recuerdo y también unas medias de la Real, «de la que es muy forofo. Es un chaval muy agradecido en todos los aspectos», explican sus padre de acogida. «Aquí tenemos de todo y no sabemos valorarlo y lo poco que le das lo agradece mucho».

Atoumane se marcha hoy, un día triste para todos. «Desde el primer momento te hacen saber que es algo temporal y que no podremos mantener contacto con él a menos que algún día viajemos a Senegal... Pero los meses que hemos estado con él han sido fantásticos; es un niño maravilloso».

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web