Imprimir

Cargos de secuestro y asociación delictiva para los diez baptistas

on . . Visitas: 577

04022010im2


El fiscal inculpa al grupo que intentó sacar de Haití a 33 niños | El pastor haitiano que medió entre el grupo y las familias de los niños no ha sido detenido

Miembros de la Iglesia de la cienciología con camisetas que los identifican como tales se pasean por la base logística de la ONU en Puerto Príncipe. Uno de sus promotores, el actor John Travolta, voló hace unos días hasta aquí con un avión cargado de ayuda. Otras sectas, así como congregaciones cristianas de todo signo, y de origen estadounidense, se concentran en un hotel de la capital haitiana en el que coinciden con las cadenas de televisión. El terremoto ha traído a Haití a voluntarios, iluminados, aventureros y ONG de todo pelaje. Es lo normal tras cualquier catástrofe, y aquí más.

El "Castilla" arriba a Haití 23 días después del seísmo

Más vale tarde que nunca. El buque Castilla arribó en la madrugada de ayer, tras 17 días de singladura, a la costa de Petit Goave, localidad a 77 kilómetros de Puerto Príncipe, y empezó a descargar los equipos para instalar un hospital de campaña en esta ciudad de unos 254.000 habitantes que quedó destruida en un 15% por el seísmo que se produjo el 12 de enero y del que se cumplen 23 días. La decisión de enviar el buque anfibio (característica que le permite actuar en un puerto con serios desperfectos) fue anunciada el 19 de enero, una semana después.

En el Castilla viajó una sección de zapadores de 34 miembros y equipada con palas cargadoras, excavadoras y camiones, entre otra maquinaria, para limpiar de escombros Petit Goave. La llamada operación Hispaniola funcionará de manera independiente a la de la ONU (Minustah).


A los del Refugio para una Nueva Vida, procedentes del estado de Idaho, se les fue la mano. Por lo menos a la que pasa por ser su cabecilla, Laura Silsby, de 40 años. Ella podría ser la única acusada del grupo de cinco hombres y cinco mujeres que intentaron sacar a 33 niños del país y fueron detenidos en la tarde del sábado pasado en la frontera con la República Dominicana. "Yo creo que son todos inocentes, pero la justicia podría perseguir a la responsable del grupo", dijo uno de los abogados del grupo, Edwin Cog, ante la fiscalía, a cuya disposición pasaron ayer los diez baptistas después de ser interrogados durante dos días por el juez instructor Isaï Pierre-Louis.

Los cargos presentados por la fiscalía son secuestro y asociación para cometer delitos. Al parecer, el fiscal Jean Ferge Joseph así lo comunicó a los acusados, diciéndoles que habrá una investigación judicial y que el juez tanto podría liberarlos como mantenerlos detenidos. El abogado defensor cree que nueve de ellos serán puestos en libertad. En el grupo hay una joven de 18 años.

Si las cosas de desarrollan de esta manera, sonaría como una solución de compromiso. La atención mediática sobre el caso ha sido enorme, pues todavía hay muchos periodistas de todo el mundo en Haití. Pero la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, dijo abiertamente el miércoles: "Negociamos con el Gobierno de Haití el tratamiento que conviene" al asunto.

Teniendo en cuenta los estándares de las instituciones del país caribeño, según Transparencia Internacional, no hay que hacerse muchas cábalas. Los 33 niños, el más pequeño de dos meses y el mayor de catorce años, proceden de un pueblo llamado Callebas, que fue afectado por el terremoto. Según dijo a la agencia Associated Press el padre de uno de los falsos huérfanos, en estos días ni la policía ni otros investigadores han acudido a este pueblo de 500 habitantes.

Según fuentes del orfanato en que quedaron acogidos los niños tras la detención del grupo, todos o casi todos tienen padres, que los entregaron a los baptistas por no poder alimentarlos. El grupo aseguró a las familias que sus hijos serían llevados a un centro de recreo en la República Dominicana y que podrían acudir a verlos al cabo de dos o tres meses. Tiempo más que suficiente para ofrecer a los huérfanos en adopción, tal como anunciaban en su página web, que desapareció de la red en cuanto el grupo fue capturado.

Que se sepa, el mediador del grupo ante la comunidad de Callebas para llevarse a los niños, el pastor Isaac Adrien, de veinte años, no ha sido detenido.

El hecho de que los misioneros no tuvieran consigo ningún tipo de documento sobre los niños cuando intentaron pasar la frontera hace pensar, según algunas fuentes, que no fue posible elaborarlos como consecuencia del terremoto, mientras que una evidente complicidad dominicana (no es ni mucho menos el primer caso) está por descubrir. Unicef cree que en Haití se da la "mayor crisis de protección de la infancia jamás vista".

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web