Imprimir

El “otro” trabajo de las ONG

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 453

elpais

Cuando uno piensa en hacerse socio de una ONG, o simplemente en su trabajo, casi lo 08-12-2012e1normal es que le vengan a la cabeza imágenes de niños, o muy hambrientos o muy sonrientes. Imágenes de desastres naturales y cargamentos de ayuda humanitaria, de proyectos educativos, o tal vez incluso, las más osadas, de cooperativas, de talleres con mujeres o campesinos.

Pero pocas veces el imaginario colectivo relaciona a las ONG con las ideas de reivindicación y lucha, de búsqueda de cambios, no sólo locales, no sólo para las condiciones de vida unos pocos, sino cambios de esos que llamamos estructurales, y por qué no, políticos y legislativos. Porque la pobreza, no nos engañemos, tiene causas estructurales, y condicionantes multidimensionales. Si sólo actuamos sobre sus consecuencias y no sobre sus causas, el ciclo se repetirá, una y otra vez, desplazándose tal vez, pero sin desaparecer.

En InspirAction entendemos la pobreza como la falta de poder en cuatro aspectos: personal, económico, social y político. Creemos que las personas y las comunidades tienen derecho a ejercer el poder sobre su propia vida en estos cuatro sentidos. Por ello creemos que no solo hay que trabajar para erradicar la pobreza, sino también para cambiar las estructuras y sistemas que favorecen a los poderosos frente a los pobres y marginados, negándoles así el derecho a una vida plena.

Y no estamos solos en este empeño. Son muchas las organizaciones en todo el mundo que han decidido volcarse en la "incidencia", una palabreja que al final lo que implica es tratar de influir en los tomadores de decisiones a nivel local, nacional, regional o incluso multilateral, para conseguir estos cambios no sólo necesarios, sino también posibles.

Nuestras contrapartes, a través de este trabajo, están demostrando que sí se pueden cambiar las cosas. Recientemente, India asistió a una histórica victoria de los Sin Tierra. En octubre, decenas de miles de personas comenzaron una marcha hacia Delhi organizada por nuestra contraparte Ekta Parishad, con el propósito de conseguir el acceso a la tierra para los más pobres. Ocho días después, se firmó un acuerdo con el gobierno. Podíamos haber conseguido los títulos de la tierra para las comunidades con las que trabajamos, pero luchando por una legislación justa conseguimos que todas las comunidades pobres y marginadas de India puedan ahora acceder a la titularidad legal y reconocida de las tierras en las que viven. Estaremos pendientes de que así sea.

En la otra punta del mundo: República Dominicana, un estado en el que cuarta parte de la población vive en la pobreza, y en el que la corrupción, la evasión fiscal y la falta de servicios básicos son el pan nuestro de cada día. El Movimiento Justicia Fiscal ha conseguido activar a gran parte de la ciudadanía para exigir un sistema tributario más justo y pedir explicaciones sobre las causas de la deuda que oprime al país. Tanto la Coalición Educación Digna como el Centro Montalvo, a los que InspirAction apoya desde hace tiempo, han sido impulsores de esta iniciativa.

Y como estos hay cientos de ejemplos: en 2009 las mujeres afganas consiguieron que el Parlamento rechazara una Ley que permitía el matrimonio infantil. En el norte del Amazonas brasileño, 24 comunidades quilombolas han obtenido el título de propiedad de sus tierras: la industria maderera, minera y ganadera ya no podrá expulsarles de sus territorios.

Las cosas, poco a poco, van cambiando. ¡Y estos logros no son pequeños! Este "otro" trabajo, que hacemos más a largo plazo, más de a poquito, tiene impacto, merece la pena. Tanto o más que aquel por el que nos conoce más el gran público.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web