Imprimir

Apps solidarias muestran que la tecnología también puede cambiar el mundo

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 548

larazon

El encuentro, que se celebra el último lunes de cada mes y es referencia internacional para la 27-11-2012e1divulgación de la cultura de las apps, dedica esta edición al uso de las aplicaciones móviles con objetivos sociales como la participación y la toma de decisiones ciudadanas, la educación, el desarrollo o la sostenibilidad.

En este sentido y bajo el nombre de "The App Date Co", los encargados de abrir esta edición especial centrada en el lado más social y solidario son "SocialFoundit", la primera red social móvil mundial que facilita la financiación de proyectos cuyo objetivo sea trabajar para promover una transformación hacia una sociedad mejor.

En este sentido, se está empezando a trabajar con el sector de las ONGs al considerar que es el que tiene "una acción más directa" sobre estos temas, ha explicado a Efe su desarrollador Sergio Reyes, quién traduce su idea como un intento por generar "una réplica de la sociedad dentro de la aplicación" para que la gente la auto gestione a partir de las entidades especializadas con "total inmediatez".

Abel Pérez empezó a trabajar hace un año en un proyecto para intentar aportar algo a la sociedad y así nació "HelpDay", una app que permite que las personas se ayuden y colaboren entre sí gracias a la geolocalización.

La novedad es que la aplicación está pensada para pedir ayuda de cualquier tipo y en tiempo real, desde pedir colaboración con una mudanza hasta pedir ayuda con la búsqueda de un perro perdido.

Lo que sí ha recalcado Pérez es que los usuarios deben respetar el fin solidario con el que se ha creado la aplicación, pensada para "ser una comunidad de personas y no de usuarios".

Esta app ya está disponible en "Google Play" y su desarrollador espera llegar en poco tiempo a la comunidad de Iphone y de "Windows Phone".

"La cosa Radiactiva" es un proyecto de investigación sobre radiactividad, arte y electrónica, fruto del viaje que realizaron ingenieros, músicos y artistas para explorar zonas radiactivas de Madrid y alrededores.

Todos ellos iban cargados de hardware libre diseñado para medir y visualizar y hacer sonar la radiactividad natural de la tierra y la artificial de los humanos.

Su objetivo, ha explicado uno de sus desarrolladores, Sergio Galán, era intentar dar a conocer los riesgos de la industria nuclear, prestar a la ciudadanía las herramientas propias para hacer transparentes los datos sobre salud que proporcionan los gobiernos y transformar de alguna manera lo invisible de la radiación nuclear en arte, es decir en imagen y sonido.

En esta línea, el mismo equipo desarrolló "Boombox st", una infraestructura con las características de una especie de gramola, diseñada para funcionar en espacios públicos como plazas y explorar la convivencia en común a través de la música.

La ausencia de un modelo de negocio es el denominador común de estos cuatro proyectos, cuyos desarrolladores ven en la tecnología una herramienta aplicable también a fines solidarios para contribuir en la manera de lo posible hacer un mundo mejor.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web