Imprimir

Dirigir una ONG en época de crisis

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 271

diariodejerez

La tienda jerezana de Intermon Oxfam, sita en calle Armas 9, recibió el pasado viernes la14-11-2012ja1 visita de José María Vera, más conocido como Chema Vera, director de esta ONG. Aquí se reunió junto a otros miembros de la organización para disertar sobre proyectos de futuro, funcionamiento de la misma y, en definitiva, de cómo se dirige una ONG internacional en tiempos de crisis. Así, el director madrileño compartió con este medio las visiones de futuro de Intermon, dando a conocer las dificultades que encuentran de cara a esta etapa de recortes económicos.

-¿Cómo llega a la dirección de Intermon Oxfam?

-Estuve en IO 13 años, siete en la sede de Madrid y como director de campañas otros seis. Realmente, la historia se remonta a unos años antes cuanto estaba de voluntario en Cuzco (Perú), más de un año, con unas comunidades campesinas quechuas en los Andes. Allí conocí a IO y nace una vocación, Más tarde estuve seis años en las cumbres iberoamericanas y justo ahora, en la cumbre de aquí, salió el puesto de director, me presenté y me eligieron. No sé si acertadamente o no.

-¿Cuáles son la prioridades de esta organización?

-Esta organización tiene una misión más retadora, si cabe ahora, que es la lucha contra la pobreza y la injusticia, luchar por la dignidad y los derechos de toda persona donde esté, especialmente de los más vulnerables. Hacemos bastantes cosas y de una forma integrada, con una acción humanitaria fuerte y que actúa en situaciones como el terremoto de Haití y en otras menos mediáticas en las que también hay que estar como en Sahel, Burkina, Chad, Mauritania, Mali, Niger. Cuando hay una crisis alimentaria, una emergencia estamos ahí con ayuda humanitaria haciendo trabajo de desarrollo, no sólo atendiendo a las personas y a las familias, si no llegando a las causas y viendo el porqué. Estamos viendo medios de vida, fomentando el comercio justo como una forma de mostrar que hay vías de comercio que respeta los derechos humanos, el medio ambiente y fortalece a los grupos de pequeños productores. Es una tarea muy retadora pero apasionante.

-¿Trabajando en tantos países, con culturas tan distintas, cómo conoce una ONG las necesidades reales de cada población?

-Estando allí, mucho tiempo y muy cerca. Lo que no funcionan son los paracaídas y las soluciones teóricas preconcebidas en los despachos de las grandes agencias. Lo único que funciona es estar cerca, no porque estás en el país y estás en los despachos de las agencias, si no estar con las comunidades, con la gente, escuchando mucho, estando muy atentos a lo que quieren y desde ahí puedes empezar a construir.

-¿Cuál es el modelo de intervención de IO?

-Se basa en el fortalecimiento de las capacidades locales. Es la caña para coger el pez, pero si además aprendes a fabricar la caña las capacidades son mayores, y si además, viene alguien que te la quiere romper y tú eres más fuerte para resistir ese choque también tienes más capacidades. Por tanto, el fortalecimiento de las capacidades locales, de las familias, de las personas para resistir a los choques como cambios climáticos, crisis alimentarias, fuerte especulación sobre el precio de los alimentos, toma de tierras... resistir ante esto y desde ahí construir.

-Se han producido recortes del 70% en la cooperación española desde 2010, ¿de qué manera afecta esta medida a la organización?

-Es absolutamente demoledor, no sólo por afectar a las ONGs, si no porque se está laminando una política pública de cooperación de Estado que en un país como España, a pesar de la situación en la que está, no puede faltar por solidaridad, porque la sociedad española sigue siendo una sociedad solidaria y por el rol que en el mundo quiere jugar. Además, tiene un coste fundamentalmente en vidas humanas, se puede medir, existen datos. Para un Intermon está teniendo un efecto duro, especialmente, porque ha caído mucho la financiación pública, de administraciones descentralizadas como las comunidades autónomas y ayuntamientos en un porcentaje brutal. Todavía no se ha caído el del Gobierno Central porque existen convenios, pero caerán pronto. Por ahora, hemos podido compensar esa caída con un incremento de la financiación institucional internacional. Nuestro problema ahora mismo es: ¿quién financiará la cooperación con América Latina cuyo coste es altísimo?.

-Toma como alternativa desarrollar menos proyectos pero con más impacto.

-Habíamos abandonado el concepto proyecto hace tiempo y ahora hablamos de programas. Hay algunos países, especialmente en América Latina, donde tenemos programas excesivamente pequeños y países como República Dominicana donde tendremos uno o dos programas con grandes temas como los derechos de la mujer, medios de vida, ciudadanía. Menos programas pero más grandes. Tendremos que dejar de hacer algunas cosas, incluso si la financiación no cayera.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web