Imprimir

Las ONG sacan a la luz casos de inmigrantes 'sin papeles' que no son atendidos en Navarra

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 338

noticiasdenavarra

Varias ONG con peso en Navarra sacaron ayer a la luz pública casos de personas25-08-2012ja1 inmigrantes que no disponen de papeles que regulen su situación y que han sido rechazados en centros de atención primaria del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O), negándoles el acceso a la asistencia sanitaria y derivándoles al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) para que soliciten allí la tarjeta sanitaria.

pamplona. Este trámite es inservible ya que la Seguridad Social no les tramita dicho documento, que hasta junio obtenían a través de los trabajadores sociales de los centros de salud.

Este periódico conoció ayer por la mañana cuatro casos significativos, y no aislados, de inmigrantes irregulares a los que se les negó la asistencia y se les derivó al INSS, pero las ONG implicadas en la atención a estos colectivos destacan que "el problema es generalizado desde finales de junio". Según denuncia Médicos del Mundo, desde esa fecha "se dio una orden en Salud por la que las personas sin recursos no tienen acceso al sistema si no disponen de tarjeta. Hay casos incluso en los que disponen de una tarjeta de otra autonomía y a las que no se ha atendido en un principio. La barrera se encuentra en el propio sistema, que no permite a estas personas ni acceder al médico ni que les den una cita. Desde el propio ordenador del administrativo se activa una alerta que impide que a esa persona le atienda cualquier personal sanitario", afirma Patricia Ruiz, coordinadora en Navarra de Médicos del Mundo.

Los ejemplos sufridos por inmigrantes rebaten las palabras de la consejera de Salud, Marta Vera, que negó el jueves que desde su departamento se hayan dado instrucciones "para que cualquier persona, inmigrante o no, no sea atendida en los centros sanitarios", declaró Vera. Sin ir más lejos, este medio constató el caso de una paciente latina, sin papeles, con tarjeta sanitaria de otra autonomía y que padece tuberculosis (enfermedad infecciosa). A ella se le negó por dos veces la atención. En Alsasua se conoció ayer el caso de otra mujer latinoamericana, con una enfermedad común y también en situación irregular, que no fue atendida; y el mismo caso le ocurrió a un africano, en similar tesitura, con una quemadura que necesitaba seguir curando, y al que no se le permitió acceder al sistema sanitario. Por último, uno de los casos más flagrantes es el de un niño de 8 años, de procedencia africana, trasplantado de hígado y que reside con su familia en Navarra, al que se le denegó igualmente la asistencia en un centro de salud de Pamplona. Les remitieron a la Seguridad Social, donde respondieron que no podían tramitar su tarjeta sanitaria.

En todos los casos, la primera respuesta del centro de salud es denegar el acceso. Pero no son excepciones, sino la punta del iceberg de un problema creciente y casi diario, confirman las ONG. Por tanto, es falso que se esté atendiendo a todos los extranjeros sin recursos, como defendía Vera. "No importa lo demás, ni la enfermedad. Lo que priman es que no tengan papeles. Si no tienen, no se les atiende. Desde junio ha habido una estrategia por parte de Salud para dificultar el acceso a la sanidad navarra. Están promoviendo una sanidad privada y un sistema perverso, porque los inmigrantes tendrán que pagar como condición, como si fuera un seguro privado y eso lo van a tramitar como ayuda a la cooperación. Al final eso es un trasvase de dinero entre departamentos (de Salud a Política Social) porque además no hay un gasto real. De hecho, el inmigrante que obtiene la tarjeta puede que no la use en todo el año", manifiestan desde Médicos del Mundo, que añaden que la normativa foral que obligará a los sin papeles a pagar la sanidad en caso de ingresar más de 532 euros "es discriminatoria, que conculca el derecho universal a la salud".

medidas discriminatorias Además, el requisito de que deban constatar al menos un año de empadronamiento en la Comunidad Foral es otro aspecto seriamente cuestionado por las organizaciones que trabajan con inmigrantes. "Parece que las personas que no llevan un año empadronadas no se pueden poner enfermas. Hay que dejar clara una cosa: no existe efecto llamada, y menos cuando hay autonomías a nuestro alrededor que no van a poner barreras a la atención a inmigrantes", expone Ruiz.

El resto de exigencias para que los extranjeros irregulares accedan al sistema público de salud van en Navarra mucho más allá de lo razonable. Las ONG que trabajan en este campo también destacan que la carencia de antecedentes penales no se aprecia como un criterio equitativo y lógico para impedir a un inmigrante el acceso al sistema sanitario. "Es decir, una persona seropositiva, por ejemplo, puede tener tratamiento en la cárcel y no cuando salga de ella. No tiene ningún sentido". Como tampoco parece que lo tenga que "a una persona irregular le pida el Gobierno de Navarra que declare sus ingresos en negro".Varias ONG con peso en Navarra sacaron ayer a la luz pública casos de personas inmigrantes que no disponen de papeles que regulen su situación y que han sido rechazados en centros de atención primaria del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O), negándoles el acceso a la asistencia sanitaria y derivándoles al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) para que soliciten allí la tarjeta sanitaria.

pamplona. Este trámite es inservible ya que la Seguridad Social no les tramita dicho documento, que hasta junio obtenían a través de los trabajadores sociales de los centros de salud.

Este periódico conoció ayer por la mañana cuatro casos significativos, y no aislados, de inmigrantes irregulares a los que se les negó la asistencia y se les derivó al INSS, pero las ONG implicadas en la atención a estos colectivos destacan que "el problema es generalizado desde finales de junio". Según denuncia Médicos del Mundo, desde esa fecha "se dio una orden en Salud por la que las personas sin recursos no tienen acceso al sistema si no disponen de tarjeta. Hay casos incluso en los que disponen de una tarjeta de otra autonomía y a las que no se ha atendido en un principio. La barrera se encuentra en el propio sistema, que no permite a estas personas ni acceder al médico ni que les den una cita. Desde el propio ordenador del administrativo se activa una alerta que impide que a esa persona le atienda cualquier personal sanitario", afirma Patricia Ruiz, coordinadora en Navarra de Médicos del Mundo.

Los ejemplos sufridos por inmigrantes rebaten las palabras de la consejera de Salud, Marta Vera, que negó el jueves que desde su departamento se hayan dado instrucciones "para que cualquier persona, inmigrante o no, no sea atendida en los centros sanitarios", declaró Vera. Sin ir más lejos, este medio constató el caso de una paciente latina, sin papeles, con tarjeta sanitaria de otra autonomía y que padece tuberculosis (enfermedad infecciosa). A ella se le negó por dos veces la atención. En Alsasua se conoció ayer el caso de otra mujer latinoamericana, con una enfermedad común y también en situación irregular, que no fue atendida; y el mismo caso le ocurrió a un africano, en similar tesitura, con una quemadura que necesitaba seguir curando, y al que no se le permitió acceder al sistema sanitario. Por último, uno de los casos más flagrantes es el de un niño de 8 años, de procedencia africana, trasplantado de hígado y que reside con su familia en Navarra, al que se le denegó igualmente la asistencia en un centro de salud de Pamplona. Les remitieron a la Seguridad Social, donde respondieron que no podían tramitar su tarjeta sanitaria.

En todos los casos, la primera respuesta del centro de salud es denegar el acceso. Pero no son excepciones, sino la punta del iceberg de un problema creciente y casi diario, confirman las ONG. Por tanto, es falso que se esté atendiendo a todos los extranjeros sin recursos, como defendía Vera. "No importa lo demás, ni la enfermedad. Lo que priman es que no tengan papeles. Si no tienen, no se les atiende. Desde junio ha habido una estrategia por parte de Salud para dificultar el acceso a la sanidad navarra. Están promoviendo una sanidad privada y un sistema perverso, porque los inmigrantes tendrán que pagar como condición, como si fuera un seguro privado y eso lo van a tramitar como ayuda a la cooperación. Al final eso es un trasvase de dinero entre departamentos (de Salud a Política Social) porque además no hay un gasto real. De hecho, el inmigrante que obtiene la tarjeta puede que no la use en todo el año", manifiestan desde Médicos del Mundo, que añaden que la normativa foral que obligará a los sin papeles a pagar la sanidad en caso de ingresar más de 532 euros "es discriminatoria, que conculca el derecho universal a la salud".

medidas discriminatorias Además, el requisito de que deban constatar al menos un año de empadronamiento en la Comunidad Foral es otro aspecto seriamente cuestionado por las organizaciones que trabajan con inmigrantes. "Parece que las personas que no llevan un año empadronadas no se pueden poner enfermas. Hay que dejar clara una cosa: no existe efecto llamada, y menos cuando hay autonomías a nuestro alrededor que no van a poner barreras a la atención a inmigrantes", expone Ruiz.

El resto de exigencias para que los extranjeros irregulares accedan al sistema público de salud van en Navarra mucho más allá de lo razonable. Las ONG que trabajan en este campo también destacan que la carencia de antecedentes penales no se aprecia como un criterio equitativo y lógico para impedir a un inmigrante el acceso al sistema sanitario. "Es decir, una persona seropositiva, por ejemplo, puede tener tratamiento en la cárcel y no cuando salga de ella. No tiene ningún sentido". Como tampoco parece que lo tenga que "a una persona irregular le pida el Gobierno de Navarra que declare sus ingresos en negro".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web