Imprimir

Enfermeras profesionales, aventureras y solidarias

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 315

elmundo

17-07-2012jeCambian las vistas de la costa de cualquier playa por las miserias y despojos de países que necesitan más y mejores recursos. Sustituyen el confort de un hotel por las instalaciones precarias de los rincones más olvidados e intercambian el calor y la compañía de los suyos por la amistad y el compañerismo de sus colegas de profesión con el único objetivo de mejorar la enfermería. Unas vacaciones alternativas que todas y cada una de las personas que las han probado, quieren volver a vivir.

'Vacaciones Solidarias' es un proyecto organizado por la Fundación para el Desarrollo de la Enfermería (FUDEN) que comenzó a rodar en el año 2005. Su objetivo consiste en ver y conocer cómo trabajan las enfermeras en otros países con escasos medios y más pobres. "Trabajar por el desarrollo de la Enfermería para mejorar la salud de la población", afirma Alicia Cerón, responsable de esta iniciativa. "Vamos a los países donde tenemos proyectos y la garantía de que haya una seguridad. A países donde tenemos presencia y la gente nos demanda", explica.

Mejorar la enfermería es su objetivo principal y el reto por el que luchan desde hace ya ocho años, cuando se forjó esta apasionante y 'solidaria' idea. "Empezamos en el año 2005 en Nicaragua, que es el país donde más éxito tiene nuestro proyecto, y desde ahí abrimos nuevos horizontes hacia diferentes países de América Central, América del Sur y África", explica.

El perfil que se busca es que sean enfermeras con experiencia, que estén interesadas en temas de cooperación y que tengan unas aptitudes características, como que les guste viajar y tengan inquietudes sociales.

A las candidatas se les hace una entrevista personal y luego a las personas seleccionadas, explica Cerón, se les da un curso de formación en Cuenca que dura unas semanas. Este año 2012, los países elegidos son Mozambique, Santo Tomé y Príncipe (África), Argentina, Cuba, Nicaragua y República Dominicana (América), entre los meses de julio y noviembre. A pesar de la crisis en la que estamos inversos, este año 108 enfermeras viajarán a estos lugares.

Vacaciones no pagadas y experiencias impactantes

Laura Moraleda y Blanca Hidalgo, son dos enfermeras que este año se embarcan en este proyecto que ellas definen como una "experiencia única". Pero son ellas mismas las que se pagan su viaje y trabajan gratuitamente durante los 25 días, aproximadamente, que dura la estancia. Sustituyen su mes de vacaciones por estas otras vacaciones 'alternativas'.

"Llevo colaborando desde el año 2008 y he visitado lugares como Sabana Grande de Boyá en la República Dominicana, Nicaragua, Argentina y este año viajo a Mozambique. Volvería sin pensarlo a cualquiera de ellos", relata Blanca mientras confiesa que, de no tener familia, se quedaría 'de buena gana' a vivir en cualquiera de estos países.

Ella es matrona y tiene mil y una experiencias que contar de estos cuatro años que lleva conociendo cómo trabajan sus 'colegas' en países donde los medios son mínimos. Pero hay una historia que aún recuerda con especial impacto. "Fue el caso de una multípara muy joven que sufrió una hemorragia después de dar a la luz", cuenta. En el pequeño Hospital de Nicaragua donde estaba, no había medicación, ni especialista ginecólogo y la señora sangraba tanto que ni siquiera el masaje uterino que ella misma le daba era suficiente para que la hemorragia parase. Afortunadamente, el final fue feliz. El médico de emergencias del hospital pudo arreglar todo a tiempo para que la trasladaran a otro centro donde le suministraron medicación y una transfusión de sangre. "Si no, hubiera muerto", afirma Blanca.

Primera aventura

Para Laura, en cambio, es su primera aventura. Viaja a Santo Tomé y Príncipe reconociendo que ni siquiera sabía donde se situaban en el mapa, pero después de los cursos de preparación cambió su destino inicial que era Cuba, por estos lugares. "Me atraía más la idea de descubrir un nuevo país con mayores necesidades", afirma.

Era una experiencia que tenía pendiente desde que terminó sus estudios en el año 2004 pero que no ha podido realizar hasta ahora debido a la inestabilidad laborar que sufre la profesión. "Generalmente, si no sacas una plaza, explica la enfermera, sueles trabajar los periodos de vacaciones, verano y Navidad", coincidiendo por tanto con los meses donde se desarrolla el proyecto. "¿Mi expectativa?", se pregunta Laura. "Mi expectativa no es otra que la de prestar toda la ayuda que esté en mi mano y aprender de ello". Pretende que este proyecto le ayude a crecer personal y profesionalmente.

Valorar más el sistema sanitario de nuestro país

Estas 'aventureras' enfermeras conocen la realidad de la profesión en otros países y en otras circunstancias de trabajo y aprenden, según explica su máxima responsable, a valorar más nuestro sistema sanitario. Y siguiendo el tópico afirma que "no sabemos lo que tenemos hasta que no vemos lo que hay fuera".

La idea que pretendemos por tanto, sentencia, es "hacer sinergia entre las inquietudes de las enfermeras y las necesidades de Centroamérica y Sudáfrica". Esto se convierte en una experiencia irrepetible donde además, la amistad con las demás enfermeras se mantiene por las redes sociales con el paso de los años.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web