Imprimir

Más de 600 inmigrantes aprenden español gracias a las ONG malagueñas

Escrito por diagramgen on . . Visitas: 231

sur

El idioma puede ser una barrera o el primer paso hacia la integración. Más de 600 de09-07-2012ja2 inmigrantes que viven en Málaga aprenden español gracias a la labor de los voluntarios de las ONG. Entidades como Málaga Acoge, Cruz Roja o Prodiversa llevan años acercando de forma gratuita la lengua de Cervantes a extranjeros residentes de diferentes procedencias. Una labor que les ayuda a tener más oportunidades para buscar un puesto de trabajo, acudir al médico, hablar con los profesores de sus hijos o comprender los documentos administrativos.

Málaga Acoge cuenta desde sus inicios, en el año 1990, con estos cursos, que se mantienen gracias a la labor de más de veinte voluntarios que imparten las clases en sus sedes de la capital, Torre del Mar, Antequera o Fuengirola que dan clases a unos 200 usuarios. Se trata de uno de los servicios más demandados de la asociación, que incluso cuenta con peticiones de otras ONG y de entidades públicas. Según explica Inmaculada González, una de las responsables del programa, los alumnos se dividen en tres niveles: alfabetización, inicial y medio.

Lenguaje cotidiano

Isabel Pineda es una de las responsables del servicio de Málaga Acoge. «Se trata del programa que tiene más voluntarios y cada día acude alguna persona nueva interesándose porque algún compatriota le ha hablado de nosotros; funciona mucho el boca a boca», asegura. La asociación cuenta durante el curso escolar con cuatro grupos que acuden dos días a la semana. Pineda asegura que actualmente hay más alumnos varones porque «ellas encuentran ahora trabajo más fácilmente» y la familia considera una prioridad que el cabeza de familia aprenda bien el idioma para volver al mercado laboral. Lo mejor, señala, son los resultados. «Los usuarios están muy satisfechos porque les enseñamos un español muy práctico para su vida cotidiana; no se trata de memorizar gramática, sino de aprender frases hechas para ir a la compra o pedir un medicamento en la farmacia», dice.

Entre sus usuarios, la ONG atiende a una decena de inmigrantes en tercer grado del Centro de Inserción Social. Una de las necesidades detectadas en la prisión era precisamente, que muchos de los extranjeros del CIS apenas sabían español y, por tanto, ni siquiera sabían lo que firmaban.

En Prodiversa, se cumplen ya 14 años desde que se iniciaron los cursos de español. En el año 2010 se formaron 16 grupos con 352 personas. Y siempre hay lista de espera para entrar. Endy Oji es el coordinador de este programa y profesor. «No solo aprenden el idioma, sino las costumbres de Málaga y su cultura, de forma que se acercan más al entorno en el que viven», señala. Endy es Nigeriano, trabaja como mediador en la asociación y hace trece años fue alumno de las clases de idioma de Prodiversa. «Creo que la ONG hace una labor muy importante porque es el primer paso para poder mejorar su conocimiento del lugar donde viven», señala. Y no solo acuden inmigrantes extracomunitarios. Stephanie Sarrazin es francesa y lleva en Málaga tres meses. Acaba de terminar el curso de español de nivel intermedio y está buscando trabajo en el sur de España. «En las clases de español hablamos incluso de la situación económica del país», dice.

Por su parte, Cruz Roja lleva seis años ofreciendo este servicio del que se benefician cada año 70 personas. Según David Ortiz, responsable del centro de refugiados del organismo donde se imparten las clases, el perfil del usuario es el de un varón de entre 17 y 35 años. La nacionalidad más común es marroquí, seguida de Rusia, Camerún y Nigeria. «El inmigrante que no aprenda el idioma lo tiene todo perdido», opina Ortiz.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web