Imprimir

No han querido declarar emergencia Sierra Tarahumara: ONG. Con Ricardo Rocha

on . . Visitas: 457

GRUPO_FORMULA

El sacerdote Javier Ávila, presidente de la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos25-01-2012JA Humanos (Consyddhac), señaló que la crisis alimentaria por la sequía que afecta la entidad de Chihuahua, es un problema recurrente en donde el gobierno estatal y federal atacan solamente los efectos y no las causas.

En entrevista con Ricardo Rocha, Javier Ávila manifestó que el tema indígena toma más importancia esta vez en el debate por una falsa noticia sobre supuestos suicidios de indígenas que se tiraron al barranco por hambre, así como la sequía atípica que se vive, no nada más en Chihuahua, sino en muchos estados del norte de la república mexicana.

"Lo que sucede es que esta sequía le pega, de nuevo le vuelve a pegar a un pueblo que ancestralmente ha sido muy marginado, ha sido muy golpeado, que es el Rarámuri".

De acuerdo con el responsable de la Pastoral Social de la Diócesis Tarahumara, desde hace cuatro meses aproximadamente, tres organizaciones de la sociedad civil impusieron una alerta amarilla, por lo que solicitaron al gobierno del estado que declarara zona de emergencia toda la Sierra Tarahumara, en donde además de indígenas Rarámuris, hay Tapehuanes, Guarojíos y Pimas.

"No se logró esa declaración, pero nosotros como sociedad civil seguimos organizando un plan de trabajo para poder acudir a esas personas que han estado en situaciones muy emergentes".

En opinión de Javier Ávila, aunque las problemáticas de la zona son recurrentes, el gobierno estatal y federal se acuerdan de la situación cuando ya esta presente, "y vienen acciones de bombero que viene a atacar más los efectos que las causas.

"Se ha invertido, pero se ha invertido en mucho proyecto que no benefician a la gente, al Rarámuri no lo beneficia".

Asimismo, detalló que en la zona Tarahumara han existido tres falacias las cuales no le han beneficiado a los indígenas; las minas, en donde actualmente se explota oro y plata; los bosques; y el turismo, la que incluye una pista de aterrizaje con una inversión de más de 300 millones de pesos.

El presidente de la Consyddhac señaló que son entre 150 y 180 mil indígenas que habitan la Sierra Tarahumara, además de alrededor de 200 mil campesinos en pobreza muy grande.

"Desde un principio nosotros cuando pusimos las luces amarillas, incitamos al gobierno del estado a que se sumara a este programa que estábamos haciendo de mapeo en toda la sierra y de ir poco a poco a tener presencia en estas regiones.

"Dijeron que si, nada más que hay que aclarar una cosa, lo vamos a hacer sin logos (...) pero yo creo que cuando se vio la trascendencia de esto, dijeron no, nosotros vamos por nuestro campo, no lo dijeron así pero empezaron ellos a repartir", continuó.

Para el sacerdote, esto es una problemática que va para largo, "no es para llegar con los camiones y fórmense y ahí les va la despensa, no señores eso es ir a atacar los efectos y no es atacar las causas.

"La fundación del empresariado chihuahuense recabó una buena cantidad de dinero, empezó a comprar maíz y frijol y ya tenemos algunas bodegas en Tarahumara con todo ese producto, no nada más de la fundación sino muchas cosas que han llegado.

"Cuando llegan los candidatos principalmente llega un nuevo funcionario público, casi siempre llega con la 'solución' al 'problema indígena', ya desde ahí partimos equivocados porque vemos al indígena como un problema", puntualizó.

Finalmente, Javier Ávila dijo que si se invitó al gobierno a sumarse para resolver el tema de los Tarahumaras fue para logar un blindaje electoral y no se maneje equivocadamente el hambre del pueblo.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web