Imprimir

Las ONG con el sur se mantienen mientras Cáritas se resiente más

on . . Visitas: 374

atlanticodiario

Cáritas, el organismo de acción social de la Iglesia española, se dedica en Vigo a apoyar a las personas que pasan16-01-2012JA1 por dificultades económicas. Al igual que el resto de los agrupaciones que prestan este servicio, han visto reducidas sus aportaciones e incrementadas su demanda. 'Estamos muy preocupados porque no sabemos de dónde vamos a sacar el millón de euros que destinamos en 2011 a caridad'. Así, el responsable en Vigo, Ángel Dorrego, hace un llamamiento a la colaboración ciudadana, ya que afirma, 'si no somos capaces de compartir, esta crisis va a tener mala solución'. Sus fuentes de financiación son subvenciones gubernamentales, que se han recortado drásticamente; aportaciones y legados de fundaciones y particulares, de las que casi no hay; las mensualidades de los socios, donde ha habido bajas, y los donativos en las iglesias, donde cada vez va menos gente. 'Tendremos que probar a llamar a otras puertas', adelanta Dorrego.

En el caso de las ONG dedicadas al apoyo a los países en vías de desarrollo, la recesión económica se nota en menor medida. Al manejar menos ingresos, en gran medida procedentes de las aportaciones de los socios y de las campañas realizadas a pie de calle, no sufren tantas bajas.

Es el caso de Amarante, ONG con presencia en las principales ciudades gallegas. Se dedican a la sensibilización y denuncia con proyectos como 'Roupa limpa', donde muestran las condiciones de trabajo en las fábricas textiles que las principales marcas tienen en el tercer mundo; o 'Xanela aberta ao sur', donde forman y envían a voluntarios a Ecuador, Marruecos y Brasil para que conozcan el trabajo de las ONG locales y lo difundan. Tienen 286 socios, 50 en Vigo que pagan 70 euros al año. Sus integrantes no han bajado, tal y como declara Marga Recondo, de Amarante Vigo: 'La crisis se ha notado en las aportaciones gubernamentales que se han reducido al 50%, pero el número de socios se mantiene'.

Entre este colectivo dominan las organizaciones relacionadas con la educación. Así, Aulas Abertas, que alumnas de un colegio religioso, beca los comedores de niños de colegios públicos de Perú. Tienen sobre 500 asociados que apadrinan a otros tantos niños con 8 euros al mes. 'Se dio alguna baja, nada significativo', reconoce Pilar Múñoz.

Huérfanos de Misiones de Zambia (Humi) tampoco tuvo bajas significativas en el último año, dos de forma temporal por pérdida de empleo. Con 180 implicados, pagan entre 20 y 30 euros mensuales. Abordan proyectos educativos, sanitarios y alimenticios. 'Notamos la crisis en los donativos, antes se había ingresos en cuenta regularmente, pero ahora son más raros', apunta Raquel Nogueira, quien con otros familiares del Padre Sinesio Rodríguez, misionero vigués en Zambia, crearon la organización.

Situaciones similares viven otras ONG como Pozos de agua Mayo Rey que operan en Camerún.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web