Imprimir

Japón entregará a Australia a los tres activistas detenidos

on . . Visitas: 340

10-01-2012jebisLos tres australianos que fueron detenidos el domingo por asaltar un ballenero japonés para protestar por la caza de ballenas en el océano Antártico serán entregados a las autoridades australianas en alta mar y no serán acusados de ningún delito, según ha informado este martes la primera ministra australiana, Julia Gillard.

El portavoz de Gillard ha anunciado que finalmente las autoridades australianas han llegado a un acuerdo para liberar a los tres activistas. "Agradecemos la cooperación del Gobierno de Japón en este asunto", ha dicho en una rueda de prensa.

No obstante, ha calificado de "inaceptable" el comportamiento de los tres activistas y ha advertido de que, a pesar que en este caso se ha llegado a un acuerdo, "nadie debe asumir que en el futuro ocurrirá lo mismo".

El anuncio se produce después de que la fiscal general de Australia, Nicola Roxon, instara a las autoridades japonesas a liberar a los tres activistas, apuntando que, de lo contrario, los balleneros y sus patrulleros no serían bienvenidos en la Zona Económica Exclusiva (EZZ, por sus siglas en inglés) del país.

Los tres activistas --Simon Peterffy, de 44 años, Geoffrey Tuxworth, de 47, y Glen Pendlebury, de 27-- pertenecen al grupo australiano Forest Rescue (Rescate del Bosque), conocido por llevar a cabo acciones directas contra la tala de árboles, aunque asaltaron el ballenero con la ayuda del grupo Sea Shepherd Conservation Society (Sociedad Conservacionista Pastor Marino).

En 2008, el australiano Benjamin Potts, miembro de Sea Shepherd Conservation Society detenido por abordar un ballenero japonés, fue entregado a las autoridades australianas.

El Partido Verde, con un gran peso en la política australiana, ha solicitado redactar una ley que permita a buques patrulleros controlar la actividad de los balleneros en la EZZ, algo que el Gobierno se ha negado a hacer para evitar un problema diplomático con Japón.

La flota ballenera japonesa del Antártico tiene previsto cazar esta temporada unas 900 ballenas con fines científicos, según el Gobierno, ya que la caza de ballenas finalizó formalmente en 1986, gracias a la moratoria global. Sin embargo, gran parte de la carne de ballena acaba en los supermercados. Europapress

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web