Imprimir

Amnistía denuncia que EEUU suministra armas a las fuerzas de seguridad egipcias

on . . Visitas: 878

elmundo

11-12-2011"Estados Unidos ha transferido munición repetidamente a Egipto a pesar de la violenta campaña de represión de las fuerzas de seguridad contra manifestantes", según ha denunciado la organización Amnistía Internacional, que asegura que así lo demuestran los datos obtenidos.

Amnistía ha asegurado en un comunicado que "el 26 de noviembre llegó desde Estados Unidos un cargamento dirigido al Ministerio del Interior egipcio con al menos siete toneladas de 'munición de humo', que incluye sustancias químicas irritantes y agentes antidisturbios como el gas lacrimógeno".

Esta entrega "era una de las tres de armas a Egipto realizadas por la empresa estadounidense Combined Systems, Inc. desde el comienzo de la brutal represión de las manifestaciones" de la revolución del 25 de enero.

"Estos envíos de armas por EEUU a las fuerzas de seguridad egipcias deben parar hasta que se tenga la certidumbre de que esas municiones, armas y otros materiales no tienen relación con el derramamiento de sangre en las calles de Egipto", ha manifestado Brian Wood, de Amnistía Internacional.

Entre los envíos que denuncia la organización se encuentra uno que llegó el 8 de abril, en el que Combined Systems, Inc. despachó 21 toneladas de munición desde el puerto estadounidense de Wilmington hasta el puerto egipcio de Suez. Y otro se produjo el 8 de agosto, con un envío de 17,9 toneladas de munición que salió de Nueva York con destino a Port Said, en Egipto. Según la base de datos sobre comercio de mercancías PIERS, ambos cargamentos llevaban el código de producto de balas, cartuchos y proyectiles.

El 1 de diciembre, un portavoz del Departamento de Estado estadounidense confirmó que se habían concedido "licencias de exportación a dos empresas estadounidenses para exportar gas lacrimógeno y otros agentes antidisturbios no letales a Egipto". Sin embargo, dos días antes otro portavoz manifestaba: "todavía no hemos visto una prueba concreta de que las autoridades egipcias estén haciendo uso indebido del gas lacrimógeno".

Como recuerda Wood, "estas licencias se concedieron en un momento en que el gobierno egipcio estaba reaccionando a las protestas haciendo uso excesivo de la fuerza y a menudo empleando medios letales. Es inconcebible que las autoridades estadounidenses no conocieran los indicios de abusos cometidos por las fuerzas de seguridad egipcias, ampliamente documentados. No tenían que haber concedido esas licencias".

Cartuchos y granadas

En noviembre se dispersaron violentamente las manifestaciones contra el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas con gas lacrimógeno, con el resultado de al menos dos docenas de muertos y varios centenares de heridos.

"Muchos de los cartuchos y granadas recogidos por manifestantes en la plaza de Tahrir eran de gas lacrimógeno fabricado en Estados Unidos, incluidos con la marca de Combined Systems Inc. o Combined Tactical Systems, que es la división de la compañía que especializada en equipamiento para agentes encargados de hacer cumplir la ley", ha denunciado Amnistía.

El uso de gas lacrimógeno y otras municiones por parte de las fuerzas de seguridad egipcias es un ejemplo claro de la necesidad urgente de establecer un Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas y hacerlo cumplir.

Amnistía Internacional ha pedido que el uso de municiones como el gas lacrimógeno para operaciones militares y policiales se incluya en la categoría de armas convencionales reguladas por el tratado.

"Un tratado efectivo sobre el comercio de armas, cuyo ámbito de aplicación sea global y que establezca estrictos controles nacionales sobre la concesión de licencias, ayudaría a garantizar que las exportaciones de armas de Estados Unidos y otros grandes exportadores de armas no fomentan los abusos contra los derechos humanos", ha señalado Brian Wood.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web