Imprimir

Intermón Oxfam y el café de comercio justo-

on . . Visitas: 391

aragonliberal

Intermón Oxfam ha lanzado al mercado español el primer café de comercio justo que incluye un marcado ángulo decafe género. El café tradicional de comercio justo ya garantiza que no se discrimine a las mujeres ni en la producción ni en la comercialización del mismo.

Las mujeres contribuyen al ingreso del hogar a través de la huerta familiar, de la producción doméstica y del trabajo asalariado. La contribución de las mujeres a la agricultura y al cultivo del café está ampliamente subestimada, gene­ralmente son consideradas trabajadoras familiares no remuneradas.

En cuanto al acceso a crédito, la mujer es menos beneficiaria que el hombre, puesto el crédito para el sector rural está condi­cionado por dos variantes: que sepan leer y escribir y que sean dueñas de la tierra, lo que pone a la mujer rural en condición de desigualdad. En consecuencia, si bien las mujeres tienen la responsabilidad de administrar los recursos, no tienen control sobre ellos.

El café Tierra Madre, de aroma arábica, está cultivado por mujeres de la cooperativa Aldea Global, de Nicaragua. Al exigir que las mujeres tengan el título de propiedad de sus parcelas, se promueven cambios de titularidad de las tierras, que normalmente están a nombre de los hombres. La titularidad de la tierra es, además de un derecho, la posibilidad de acceder a ayudas y créditos, de los que dependen en gran medida el desarrollo del trabajo agrícola.

La organización Aldea Global, aparte de recibir un precio justo por su producción y la llamada prima social (un plus de 10 céntimos de dólar por libra de café -0,45 kg- para proyectos sociales), recibirán una prima de género que costea el programa de género de la cooperativa Aldea Global. Es decir, paga, entre otras cosas, los cambios de registro de las fincas para que estén a nombre de las productoras y también financia actividades de sensibilización para hombres y mujeres sobre derechos de las mujeres.

El objetivo general del proyecto es fomentar el empoderamiento de las mujeres en el medio rural nicaragüense en términos de control sobre sus medios de vida. Marta, una de las caficultoras beneficiarias, ve muchas ventajas en el hecho de pertenecer a la cooperativa: "Es bueno vender a Aldea porque nosotros tenemos los préstamos, las capacitaciones y la técnica que nos viene a ver aquí sin ningún coste. Todo eso tenemos de Aldea y si nosotros lo fuéramos a vender al mercado, no nos darían ningún préstamo, ni nos enviarían a ningún técnico".

Eva Pineda, Responsable del Programa de Género de la cooperativa Aldea Global, considera "que este proyecto ha despertado mujeres que nunca se habían visto como productoras, que se consideraban cocinera de su esposo sin salario, tenían una jornada de 4 de la mañana a 10 de la noche sin salario y ellas veían pasar el café, trabajaban el café pero nunca se sintieron parte de eso. Que hoy empiecen a soñar, empiecen a crecer".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web