Imprimir

Fundación Lealtad: 10 años trabajando para fomentar la confianza en las ONG

on . . Visitas: 291

elmundo

03-11-2011España es uno de los países cuyos ciudadanos aportan menos donaciones regulares a las organizaciones no gubernamentales (11%), muy por debajo del 90% de aportaciones en Estados Unidos o el 41% de los franceses. Sin embargo en situaciones de emergencia, cuando el ciudadano está al tanto de qué ha pasado, qué se necesita o quién gestiona la ayuda, la filantropía española se dispara. Una actitud solidaria que, según Patricia de Roda, portavoz de Fundación Lealtad, es directamente proporcional al grado de información del potencial donante.

Este fue el motivo principal por el que se fundó 'Lealtad'. Se dieron cuenta de que, a diferencia de otros países con un nivel de flipantropía elevado, España no contaba con un registro único de ONG al que el donante pudiera acudir para obtener información homogénea. "En Estados Unidos, cuyo modelo hemos importado, existen publicaciones periódicas en las que reportan aspectos prioritarios para los donantes", cuenta Patricia. "Nos propusimos crear un único portal mediante el que el ciudadano pudiera obtener información contrastada e independiente sobre las diferentes organizaciones. Un portal que contuviera información relevante; aquella que se necesitara conocer antes de realizar una aportación responsable".

Así fue como, en 2001, nació Fundación Lealtad. Patricia de Roda asegura que "el hecho de que una ONG tenga que rendir cuentas sobre su gestión y su trabajo, no solo implica que estén obligados a ser más eficientes, sino que el ciudadano confía más en su labor. Esto les permite ofrecerles más apoyo, pero también exigirles unos minimos que contribuirán a que su desempeño se acerque a le excelencia".

Principios de Transparencia y Buenas Prácticas

Pero, ¿cuáles son los aspectos fundamentales que los ciudadanos necesitan conocer? Tras estudiar el modelo de informes estadounidense, elaboraron un total de nueve Principios de Transparencia y Buenas Prácticas sobre los que versa la evaluación de cada ONG. Por ejemplo, ¿quién está detrás de las Juntas Directivas de la organización? Aquí se evalúa hasta qué punto están implicados sus miembros mediante los sistemas internos de seguimiento o la ejecución y puesta en práctica de los proyectos.También se preocupan por conocer los mecanismos de feedback con los colaboradores en particular y la sociedad en general. Es decir, con qué frecuencia, y por qué medios se le informa al donante acerca del lugar, el proyecto o las actividades en las que se ha invertido su aportación.

También respecto al tema económico se preocupan por controlar uno de los asuntos más controvertidos: la financiación. ¿Quiénes aportan dinero? ¿Cuántos fondos obtiene la ONG de particulares, cuánto de empresas privadas y cuánto del sector público? Con esta información tratan de poner de relevancia la importancia de la pluralidad en la financiación por dos motivos: sostenibilidad e independencia. O lo que es lo mismo, estar seguros de que si uno de los inversores deja de contribuir la ONG podrá continuar con su labor porque está diversificada, y garantizar que nadie proporciona tanto dinero como para interferir en la gestión interna de cada proyecto.

"Someterse a controles periódicos supone un esfuerzo enorme, pero es indispensable para seguir mejorando"

Hasta ahora, según cuenta De Roda, "la labor fundamental de Lealtad ha sido sensibilizar a las ONG de que ser transparentes obliga a una mejor gestión, lo que conduce a una mayor receptividad por parte de los ciudadanos, que se traduce en más personas dispuestas a colaborar con ellos económicamente o con su tiempo y, por tanto, más y mejor actividad solidaria". Es ahora cuando comienzan a tener organizaciones en cola para esperar a ser analizadas. "Date cuenta de que somos una fundación muy joven", apostilla De Roda.

"En estos años nos hemos dado cuenta de que las ONG tienden cada vez más a profesionalizar sus servicios", comenta. "Su gestión se acerca mucho a los parámetros de excelencia que les exigimos para superar con éxito nuestra evaluación. Y se nota tanto en el buen uso de sus recursos como en la mejora de sus políticas de gestión; esto lo perciben los ciudadanos como una mejora de garantías que les lleva a realizar más donaciones a las que las ONG dan mejor uso porque están mejor gestionadas."

¿Qué pasa con las ONG que no superan alguno de los aspectos de la evaluación? "La transparencia reside en la voluntad de exponerse públicamente con los aspectos positivos, pero también con los negativos", responde De Roda. "No satisfacer alguno de los requisitos no supone que la ONG sea turbia o esté haciendo algo ilegal, sino que tiene puntos débiles. Cada dos años se realiza un nuevo análisis, y hemos comprobado que, tras un período de aprendizaje, que reforzamos al señalar dónde necesitan poner más atención, las organizaciones se van perfeccionando." Y un dato más: "el resultado de los informes es público. El donante siempre puede acceder a ellos y comprobar el área donde la ONG tiene más carencias. Es él, en última instancia, quien decide si le parece o no un aspecto relevante".

La opinión de las ONG

Cuando 'Lealtad' nació, lo hizo de la mano de cuatro de las ONG más prestigiosas de nuestro país: Cáritas España, Intermón Oxfam, Fundación Theodora y FEAPS. Félix González, responsable de Calidad de Cáritas, recuerda que "fue 'Lealtad' quien se puso en contacto con nosotros y nos pareció una buena oportunidad para seguir avanzando. En nuestro caso colaborar con ellos no ha tenido tanta repercusión en cuanto a nuestra imagen pública porque ya éramos considerados una ONG de prestigio. Pero sí nos ha ayudado para mejorar nuestras normas internas y de gestión".

Una opinión con la que coincide Enrique Galván, director de FEAPS: "Es un esfuerzo enorme prepararse para pasar la auditoría, pero merece la pena para mejorar y saber cómo puedes seguir aprendiendo. Nosotros trabajamos con personas discapacitadas y basamos nuestra atención en la ética. El hecho de someterse a controles de transparencia es un ejercicio de coherencia ineludible. Además tenemos una responsabilidad social muy grande y recibimos fondos de empresas públicas y privadas. Gracias a colaborar con 'Lealtad' muchas de ellas han confiado en nosotros porque saben que somos transparentes y auditables."

"La Fundación Lealtad realiza una labor de 'puente' entre las ONL ya que además de editar la Guía de Buenas Prácticas, también fomenta el encuentro entre el mundo empresarial y el tercer sector", explica Javier Tejero, director de la Fundación Theodora. "En nuestro caso sí ha contribuido a que seamos más conocidos en la sociedad y, sobre todo, reconocidos por nuestros métodos de gestión". Tejero coincide con los demás en que el hecho de someterte a controles periódicos "te obliga a imponer en tu organización una visión de mejora continua que, sin duda, repercute en tus capacidades".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web