Imprimir

El refugio de la protectora en Segovia tiene recogidos 70 perros y 25 gatos

on . . Visitas: 541

nortecastilla

Cada año al acercarse las fechas de verano son muchas las familias que no quieren renunciar a unas semanas de refugiovacaciones, aunque eso signifique abandonar a sus mascotas a su suerte, o como bien dice Ana Fuentetaja, directora de la Asociación para la Defensa de Animales de Segovia, «abandonarlas a su muerte», ya que según ha indicado «los animales se encuentran indefensos y muchos de ellos acaban atropellados por los coches».

Según un estudio sobre el abandono de perros y gatos a nivel nacional de la Fundación Affinity, en el año 2010 se recogieron un total de 109.074 perros, una cifra que a pesar de disminuir respecto al 2009, sigue siendo considerable. No pasa lo mismo con los gatos, ya que la cifra de animales abandonados fue de 35.983, un 0,5% más que el año anterior. En la actualidad, el refugio de la asociación segoviana tiene recogidos 70 perros y 25 gatos.

«Para tener un animal hay que ser responsable. Hay mucha gente que tienen perritos o gatitos cuando son pequeños, pero una vez que crecen deciden que ya no son tan monos y que son muchos gastos, por lo que les abandonan o les traen aquí», informa Fuentetaja.

Desde un punto de vista histórico, cabe señalar que el mayor número de perros y gatos recogidos se registra durante el segundo cuatrimestre, aunque Fuentetaja declara que para ella «es un mito eso de que se abandonan más animales en verano, ya que en la asociación estamos recogiendo animales continuamente, aunque este verano se están recogiendo más animales de lo normal» En Castilla y león se estima que durante el pasado año fueron recogidos 4.781 perros y 875 gatos.

La Asociación para la Defensa de los Animales de Segovia se constituyó legalmente en 1993 con el fin de sustituir a la perrera municipal. Según nos explica Fuentetaja, «nosotros somos una protectora y, al contrario que las perreras, no sacrificamos a los animales». Desde el momento en que un animal entra en el refugio lo primero que comprueban es si tiene microchip o no para ponerse en contacto con el propietario.

Si el animal no posee identificación, se le hace un chequeo sanitario y se le deja durante todo un día aislado. Si tiene una enfermedad contagiosa se le trata y si no es así comienzan a sociabilizarle con los demás animales. «Cuando estamos nosotros intentamos que todos los animales estén sueltos, aunque a veces algunos no se llevan bien y hay que turnarlos para salir», informa Fuentetaja. Se dejan veinte días de margen por si aparece el propietario del animal y en caso de que no aparezca se da en adopción.

Según los datos del informe de la Fundación Affinity, en el 2010 solo un 31,2% de los perros recogidos en las sociedades protectoras y en los ayuntamientos llevaban microchip, mientras que solo el 4,6% de los gatos lo tenían. Este sistema de identificación electrónica incluye los datos del animal, de su propietario y del veterinario que lo coloca. En España no hay una ley común y única para todas las Comunidades Autónomas, pero en Castilla y León la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León estableció la obligatoriedad de identificación mediante microchip de todos los perros de la comunidad autónoma mayores de tres meses de edad.

El precio del microchip varía según el veterinario que lo coloque pero suele ser de aproximadamente 30 euros. La directora de la Asociación considera que al ser algo obligatorio «se deberían hacer campañas para ayudar y concienciar a la gente a poner microchips a sus animales».

Recogidos en la calle

Según Affinity, más del 60% de los animales que están en las sociedades protectoras han sido encontrados o recogidos en la calle, mientras que aproximadamente cuatro de cada diez son llevados personalmente a la protectora. «Hace poco tuvimos un caso de unos chicos que nos trajeron un perro a la asociación porque según ellos no se podían hacer cargo de él, no lo pudimos coger porque no teníamos espacio y horas más tardes nos llamaron de la policía porque los chicos habían ido a llevar el perro allí diciendo que se lo habían encontrado abandonado», cuenta Fuentetaja.

Los datos del informe de la Fundación Affinity muestran que aproximadamente un 66,5% de los perros recogidos gozan de buena salud mientras que un 20,4% presenta alguna enfermedad y el 13,1% tiene alguna herida debido en muchas ocasiones al maltrato recibido por parte de sus anteriores dueños. El principal motivo de abandono, según el informe de la Fundación Affinity, son las camadas inesperadas (14%), seguido del cambio de domicilio (13,7%) o los factores económicos (13,2%). Esta última razón es la que más ha incrementado porcentualmente, pasando del 8,7% en el 2009 al 13,2% el pasado año.

Las asociaciones de animales se muestran de acuerdo en que la principal medida para erradicar el abandono de estos animales debería ser la realización de campañas de concienciación. En el informe de Affinity se hace referencia en segundo lugar a la necesidad de endurecer la legislación y las sanciones. Según Fuentetaja, la legislación es bastante dura en cuanto al tema del abandono de animales, pero solo se puede actuar si los animales tienen microchips, y muchos de ellos no los tienen, por lo que no se les puede sancionar. «Las autoridades deberían exigir los papeles del animal y sancionar a los que no cumplan con la normativa, ya que el microchip es obligatorio», declara.

Adopción

Durante el pasado año, el 44,8% de los perros recogidos en España fueron dados en adopción y el 17,2% fueron devueltos. El 15,7% permanecieron en el refugio mientras que el 15,6% corrieron peor suerte y fueron eutanasiados y el 6,7% tuvieron otros destinos, según datos del informe de Affinity.

Cuando alguien está interesado en adoptar un perro o un gato, lo primero que hacen en la protectora es asesorarles sobre cuál es el animal más adecuado para ellos, «muchas veces se enamoran del más bonito pero no es el que más les conviene». Después visitan el hogar de acogida porque «no queremos entregarlo así porque sí, queremos que estén en buenas condiciones». Luego, se entrega al animal vacunado, castrado y con chip. A cambio, los dueños se comprometen a censarlo y a avisar si hay algún cambio de domicilio o algún imprevisto como que el animal se haya escapado. También se llevan a cabo visitas de control cada año, informa la directora de la asociación.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web