Imprimir

Pasarela hacia un nuevo hogar

on . . Visitas: 362

nuevaespana

«Trica», «Bono», «Courney», «Bico», «Kurt», «Nelka» o «Remo». Éstos son algunos de los sesenta perros que ayerperros se dieron cita en la fiesta de las asociaciones, en la playa gijonesa de Poniente. Sin embargo, éstos no eran unos canes cualquiera. Buscaban dueño, un hogar de acogida, como indicaba el pañuelo rojo anudado en sus cuellos.

El encuentro, organizado por la Asociación Amigos del Perro, consistió en un desfile con el que se intentó recoger fondos para la entidad, pero, sobre todo, promover la adopción de algunos de estos animales abandonados. «Hay personas que no son conscientes de este problema. Con esto intentamos concienciar a la gente de que baraje la posibilidad de la adopción antes de comprar», apuntó la secretaria del colectivo, Alejandra Mier. «Estamos muy contentos porque éste es el año que más voluntarios hemos tenido. Son ellos los que han traído a los perros en sus coches desinteresadamente», añadió Mier.

Paula Argüelles, de 12 años, e Itziar Fernández, de 13, eran algunas de estas voluntarias. «Es la primera vez que hacemos esto, aunque solemos ir a ver otros desfiles», comentaban estas dos amigas. Además, Argüelles demostró que es una gran amante de estos animales, al desvelar que tiene siete en su casa: «Uno de ellos lo encontramos en la calle, otro lo adoptamos y el resto son de raza, porque mi padre es cazador».

Mariana Rodríguez es otra de las «amigas de los perros» y confesó que ya lleva algún tiempo de voluntaria en la perrera de Serín, donde sacan a los canes a pasear. «Allí puedes estar con ellos y hacer todo lo que quieras, siempre que respetes las normas», indicó. Además indicó que «al principio tenía miedo de involucrarme y que me diesen pena», pero «la experiencia merece la pena».

«Tenemos 420 perros abandonados entre los centros de acogida de Gijón y Langreo. Hemos traído a aquellos que creemos que pueden interesar más para vivir en pisos, es decir, que sean medianos o pequeños», explicó la secretaria de la asociación. Alejandra Mier también señaló que esperaban que se hiciesen entre cinco y ocho adopciones gracias a este desfile, aunque sabe que «hay perros con más oportunidades que otros, por su edad o por su tamaño». Así, contó la historia de un sabueso que lleva desde 2005 abandonado sin que nadie haya querido adoptarlo y que con su avanzada edad está abocado a morir en la perrera.

Sin embargo, y contra todo prejuicio, estos animales se encuentran desparasitados, con los papeles en regla, esterilizados y limpios. Lo confirmaba Carmen Rodríguez, que había decido darse una vuelta para ver el desfile y que quedó sorprendida. «Hay perros muy guapos para ser callejeros, no me los esperaba así», señaló. Entregados por sus dueños porque no tenían paciencia para educarlos o abandonados a su suerte en cualquier carretera, estos canes destacan por su fidelidad y ganas de mimos, como bien decía uno de los presentadores de la gala. «En cuanto son recogidos les aparece el gen de dar y pedir cariño a todas horas», dijo.

El desfile en la playa de Poniente llegó ayer a su cuarta edición consecutiva, aunque esta asociación también ha estado presente en otras fiestas, como las de Versalles, en Avilés, o en las de La Corredoria, en Oviedo. Además, el 12 de junio celebraron el «Día de perros», una jornada de encuentro entre adoptantes y amantes de los canes, en el Museo del Pueblo de Asturias de Gijón. Y todo por una buena causa.

«Con este desfile intentamos concienciar a la gente de que la acogida de perros es una buena opción», apunta una organizadora

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web