Imprimir

Seis asociaciones de pastores piden que se incluya su actividad en la PAC

on . . Visitas: 495

nortecastilla

Cuando un filete de ternera no encoge al freírlo en la sartén es muestra de que la carne es de buena calidad y que el animal del que ha salido no ha sidopac engordado artificialmente. El filete no sabe igual, pero su precio sí que es el mismo que el de otras carnes, el mercado no reconoce la especificidad del ganado que se cría al aire libre de forma natural. Cambiar esta situación es una de las reivindicaciones, históricas, de los ganaderos de extensivo que ahora, gracias a la creación de la Federación de Asociaciones que les une, elevarán, de manera conjunta, a las administraciones locales, regionales y europea.

De momento, la Federación está compuesta por más de 60 ganaderos y ganaderas de seis asociaciones de León, Burgos, Ávila y Zamora, aunque pronto sumarán más. Acaban de nacer pero tienen más que claros sus objetivos, entre otros, que se reconozcan las diferencias de criar ganado en el campo respecto al que está estabulado, en calidad y en precio, que se mejoren los canales de comercialización de sus productos, que se cuente al sector como interlocutor válido en el diseño de las normativas y políticas que les afectan, o que la futura PAC les tenga en cuenta. El Plan 42 de lucha contra los incendios de la Junta de Castilla y León les ha puesto en contacto y ellos han decidido llevar a la práctica el refrán que reza que 'la unión hace la fuerza'.

Lo que buscan, en definitiva, es que la Federación se convierta en referencia para el diálogo con las administraciones y que, desde ella, se impulsen también estrategias de comercialización y comunicación.

Medio ambiente

Francisca Cepa o Francis, como todos la conocen, es la secretaria de esta Federación, lleva más de dos décadas criando, en el campo, ganado vacuno y porcino, pertenece a la asociación de ganaderos Algo Águeda de Salamanca y recibe con mucha esperanza la unión de los ganaderos de extensivo. De su lista de peticiones, ella destaca que le gustaría que se reconociese más la labor de su trabajo con el medio ambiente dado que se les «exige que cumplan ciertas normas que suponen un gasto adicional y merma en los ingresos» y eso supone un «gran esfuerzo».

La fotografía de un pueblo en el que hay ganado en extensivo la traza María Ballesteros, ganadera de ovino y vicepresidenta de la Asociación de Ganadería extensiva de Sanabria-Carballeda, en Zamora. Cuando hace doce años llegó a Carbajales de la Encomienda «era un bosque» y ahora, asegura orgullosa, «está limpio gracias a los desbroces, las siegas y el pastar con el ganado». En este término municipal no hay incendios porque lo que en verano se podría convertir en pasto para las llamas, ha sido antes pasto de los animales, de manera que cuando llega el fuego no puede propagarse. El pastoreo, afirma María, es un trabajo «muy difícil», pero al que hay que reconocer «que limpia mucho el bosque y evita muchos incendios».

Con la Federación de Ganaderos de Extensivo, los que crían y cuidan a sus animales al aire libre le solicitan también a las administraciones que reduzca la burocracia y que tenga en cuenta que sus condiciones de trabajo son diferentes. Diferentes, ¿en qué?, Francis suspira, «en muchas cosas que se piden y son imposibles de llevar a cabo». Un ejemplo: la identificación del ganado: «Nos piden que ocho días después de que nazca un ternero, tenga ya puesto el crotal y esté dado de alta en la unidad veterinaria» y eso, en medio del campo, evidentemente, es difícil porque «no se les puede meter en una manga para colocarles el crotal».

Otra situación en la que los ganaderos de extensivo se sienten agraviados es en las campañas de saneamiento. En caso de que animales de diferentes ganaderías compartan pastos comunales, explica Francis, si uno de ellos da positivo en algún control, todos se ven afectados.

Precisamente el contagio es una de las críticas que eleva Miguel Ángel Jiménez, pertenece a la Asociación Arad Gredos Aravalle, de Ávila, tiene ganado bovino, sobre todo de la raza Avileña, y lleva un cuarto de siglo trabajando para consolidar su explotación. Una ganadería, dice orgulloso, que hizo «de la nada», lleva «toda la vida haciendo saneamientos» y la situación «no mejora», siguen saliendo, lamenta, animales con brucelosis o tuberculosis. No acusa directamente, pero sí deja entrever que, a su juicio, la raíz del problema está en la fauna salvaje del Parque Natural de Gredos. «Si a nuestros animales se les hacen todos los controles, a los silvestres que comen en los mismos sitios que nuestro ganado, no se los hacen. ¿Quién infecta a quién?», se pregunta. Para Miguel Ángel, junto al bajo precio de sus productos, este es el principal problema al que espera que, a través de la Federación regional se logre encontrar solución.

Sus reivindicaciones se trasladarán a las administraciones locales, regionales, nacionales, y «por supuesto a Bruselas», dice convencido este ganadero que cree que la situación en la que trabajan y los resultados económicos que obtienen «no son normales». Miguel Ángel es mecánico de profesión, «lo estudié para arreglar el tractor porque sabía que lo mío era el campo» explica y aunque «las trabas y la burocracia» le dan muchos dolores de cabeza, no se arrepiente de su decisión.

La duda, el dilema, lo encuentra a la hora de orientar a su hijo que, con 16 años, está convencido de que quiere ser ganadero como su padre y «no sé si apoyarle o no», explica pensativo Miguel Ángel que resume así sus pensamientos, por un lado le gustaría que la ganadería que, con tanto sudor, ha sacado adelante continuase, pero por otro, su experiencia le dice que el futuro no está, ni mucho menos garantizado. Por eso opta por recomendar a su hijo que se «forme y busque otra salida» para que «si tiene que ser ganadero que sea bueno y bien formado».

Objetivos

Unir experiencias y enriquecerse es otro de los objetivos de esta Federación en la que ya se toma buena cuenta de la iniciativa de la Asociación de criadores burgaleses de Ganado Autóctono Caballar Hispano-Bretón que ha conseguido comercializar la carne de estos potros. Uno de los ganaderos es David Peña, lleva dos décadas criando estos animales cuya carne es, de momento, poco conocida pero «muy sana» y «gusta mucho» a los que se han animado aprobarla.

Las reivindicaciones de los pastores castellanos y leoneses son comunes a las del resto del continente, en la Conferencia Internacional sobre pastizales de alto valor natural, celebrada en Rumanía, se destacó la necesidad de mejorar la situación del sector del que se destacó, es clave en las zonas rurales de montaña y supone una herramienta de conservación de los pastizales y la biodiversidad en zonas de montaña.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web