Imprimir

Oxfam pide al G-20 que frene la volatilidad del precio de los alimentos

on . . Visitas: 346

elmundo

21-06-2011La ONG Oxfam ha lanzado una petición a los ministros de Agricultura de los países del G-20 para que tomen medidas con las que frenar la volatilidad del precio de los alimentos y, en particular, ha reclamado una acción urgente en materia de biocombustibles y reservas alimentarias.

La organización lanza un llamamiento al G-20 ante su reunión en París y les insta a revisar las políticas de biocombustibles "más perjudiciales" y a exigir "más transparencia en las provisiones de alimentos", dentro de un paquete de "medidas urgentes".

La semana pasada salió a la luz un borrador del comunicado del G-20 que, para la responsable de la campaña CRECE de Intermón Oxfam, Lourdes Benavides, es "decepcionante". "Esperamos que los ministros sean más atrevidos en la reunión", ha añadido en un comunicado.

En el caso de los biocombustibles, la ONG ha recordado que los subsidios promovidos han demostrado ser ineficaces en la lucha contra el cambio climático y, en cambio, generan volatilidad en el precio de los alimentos. Dichos planes deberían ser revisados cuando escaseen las provisiones de alimentos, considera Oxfam.

De cara al futuro, la organización apela a potenciar las reservas de alimentos, que han demostrado ser eficaces en países como Madagascar o Indonesia, donde además se han aprobado medidas de apoyo a estas reservas. Asimismo, India logró estabilizar los precios de los alimentos en 2008 gracias a que el Gobierno sacó a la venta grandes cantidades de trigo y arroz.

Si las reservas de grano caen, suben los precios

El informe 'Prepararse para las vacas flacas: Por qué el G-20 debe mantener en su agenda las reservas de seguridad' recoge que las reservas de grano caen de forma alarmante y que, cuando se encuentran entre el 15 y el 20 por ciento, los precios suben y el mercado entra en crisis. Este año podría cerrarse con unas reservas del 17 por ciento, según la ONG.

El documento explica que si hubieran existido 105 millones de toneladas de grano en reserva habría sido suficiente para evitar la crisis de precios que tuvo lugar en el arranque del actual periodo de crisis económica, en 2007 y 2008.

Benavides ha advertido que "de nuevo hay un alto riesgo de volatilidad del precio de los alimentos", pero el G-20 sigue sin discutir las reservas, consideradas "costosas e ineficaces" desde la década de los noventa. Oxfam admite que en algunos casos estas iniciativas estuvieron mal gestionadas, pero descartarlas "es ingenuo y corto de vista".

El informe reclama que las principales potencias destinen recursos técnicos y económicos para levantar estas reservas y alienten a otros gobiernos a dar también estos pasos.

La voz de los afectados

Oxfam y el británico Institute of Development Studies (IDS) han hecho público un nuevo informe, 'Vivir al filo de los precios', en el que recogen entrevistas realizadas entre 2009 y 2011 en Indonesia, Kenia, Zambia y Bangladesh.

Estas entrevistas sacan a la luz la gran cantidad de "perdedores débiles" y los pocos "ganadores fuertes" que han surgido tras el aumento de los precios de los alimentos desde 2009, como ha señalado el coautor del informe por parte de Oxfam, Duncan Green. Quienes sobreviven "con trabajos informales mal pagados" van "peor año tras año", mientras que algunos grupos, como los funcionarios, han logrado mantenerse o mejorar "porque sus salarios han crecido al mismo ritmo que la inflación".

Por su parte, la coautora por parte de IDS, Naomi Hossein, ha lamentado que la subida de los precios "afecta la calidad de vida de las personas en todos los sentidos".

"Se ha resentido la salud mental y la física, al igual que las relaciones de pareja y de padres a hijos. Aumenta el estrés causado por un excesivo endeudamiento, la vida social y la cohesión social", ha indicado Hossein, quien también ha apuntado que, si los precios suben, la gente suele pasarse a "alimentos más baratos, menos preferidos y a menudo de peor calidad".

El "estrés" al que alude Hossein lo sienten sobre todo las mujeres que viven bajo "mayor presión para conseguir buenos alimentos con cada vez menos". "Este estrés lleva a las mujeres a trabajos informales mal pagados" y, "en el peor de los casos", a "la separación de las parejas o a buscar una pareja de mejor posición económica que pueda enfrentarse mejor a la crisis".

La población, ha apostillado Green, también lidia con los precios de alimentos básicos a través de protestas contra las autoridades, si bien en 2011 no se han registrado los disturbios de 2008. De esta forma, el informe de Oxfam e IDS demuestra que el incremento de los precios ha "erosionado la legitimidad política" en los cuatro países analizados, ha remachado Green.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web