Imprimir

Nueva protesta masiva de funcionarios contra la ley del «enchufismo»

on . . Visitas: 388

abc

En un clima muy caldeado, tanto en los termómetros (37º), como en el ánimo de los manifestantes, transcurrió ayer en Sevilla la enésima manifestación de funcionarios contra la Ley 1/2011 de reordenación del sector público andaluz. La asistencia fue contundente una vez más. Hasta la Policía reconoció entre 5.000 y 6.000 participantes. Por su parte, las organizaciones convocantes estimaron que unos 15.000 empleados públicos de toda Andalucía se unieron a la protesta.

La rebelión contra la llamada «ley del enchufismo», que arrancó hace diez meses, ha logrado unir en un gran frente común a un numeroso grupo de sindicatos y de plataformas de afectados. La manifestación de ayer, cuarta de carácter autonómico en seis meses, estuvo respaldada por CSIF, Safja, Ustea, USO, Sindicato Andaluz de Trabajadores, Plataforma de Empleados Públicos de Andalucía (PEPA), Plataforma de Opositores y Funcionarios de la Junta de Andalucía, Asociación el Tercer Lado, Plataforma de Enseñanza Pública de Andalucía, Asociación de Agentes de Medio Ambiente de Andalucía, Asociación Sindical Piensa Volens y la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA).

Durante la marcha, los funcionarios corearon duras consignas contra el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, contra el PSOE y contra los sindicatos UGT y CC.OO., que apoyan la ley autonómica. «Andalucía no es vuestro cortijo», «Griñán, cariño, enchúfame a mi niño», «Ere, ere, ere Andalucía no os quiere» o «Griñán, reptil, vete ya de aquí» fueron algunas de las frases más repetidas. Las alusiones al escándalo de los expedientes de regulación de empleo fraudulentos o a la inminencia de las elecciones —Juan Espadas, el candidato socialista a la Alcaldía de Sevilla, también se llevó lo suyo— fueron continuas. El «no» a la corrupción fue recurrente en las pancartas. «Por una administración sin políticos», «Quieren convertir el Parlamento andaluz en la agencia de colocación del PSOE», «Los funcionarios os vigilan» o «que salga ya el reptil y se vaya de aquí», fueron otros mensajes.

 

 

Cocodrilos y zorros

Se vieron también ayer buenas dosis de ingenio. Uno de los manifestantes llevaba atado a la espalda un flotador verde en forma de cocodrilo que evocaba el «fondo de reptiles» —la expresión utilizada por el ex director general de Trabajo para explicar cómo sefinanciaron los ERE falsos— y, por extensión, a los responsables de la Junta. Captó la atención un funcionario vestido del «Zorro», con antifaz y capa, que en lo alto del sombrero portaba un lagarto de juguete con una gamba atrapada entre los dientes: las mariscadas también presentes, y muchos enchufes, hasta de zarcillos.

Algún partido, como el PA, aprovechó para repartir propaganda electoral, aunque, salvo el coordinador regional de UPyD, Miguel Lobato, que tuvo un sitio en la cabecera, no hubo presencia de políticos.

El servicio de tranvía estuvo cortado durante las casi dos horas que duró la marcha, que comenzó a mediodía en la Plaza Nueva y discurrió por la avenida de la Constitución, rodeó el Palacio de San Telmo y el Cristina y desembocó en la Plaza de España. Tres furgones policiales y un patrullero abrían el paso a la manifestación, que al pasar ante las puertas del Palacio de San Telmo subió de tono. Los pitos y bocinas atronaban los oídos y la megafonía repetía: «Ahí está la cueva de Alí Babá» o «Más furgones que dentro hay ladrones».

El descontento, la irritación de los empleados públicos contra el Gobierno andaluz quedó patente también en el manifiesto que un funcionario de a pie leyó al final del recorrido. En este escrito se insistía en que la reordenación del sector público planteada por el Ejecutivo autonómico sólo persigue «el blanqueo del empleo negro y el blindaje de sus puestos».

Más recursos

También subraya el manifiesto que la protesta ha llegado a «un momento trascendental» después de que esta semana se haya presentado un aluvión de recursos judiciales contra la ley, como el del PP ante el Tribunal Constitucional y los de los sindicatos de la Función Pública contra los estatutos de las agencias, las nuevas figuras que va a crear el Gobierno andaluz para, según los funcionarios, huir del control administrativo. Las organizaciones de funcionarios anuncian que también van a recurrir los protocolos de integración de cada una de estas agencias.

Alicia Martos, presidenta del sector de Administración Pública de CSIF, confió en que el «frente judicial» contra la ley logrará neutralizar su aplicación.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web