Imprimir

El Camino de Santiago en monociclo, con fines ecológicos y humanitarios

on . . Visitas: 411

elmundo

18-04-2011jpgEl cordobés Daniel Burón ha decidido darle un tono solidario a su hobbie: montar en monociclo. Este ingeniero informático de 29 años es socio de Medicos sin Fronteras y Payasos sin Fronteras desde hace siete años. "Al no ser ni artista ni médico, Santiaciclo es mi humilde aportación a su gran labor", comenta Daniel. De esta mezcla de aventura y conciencia solidaria, surgió la idea del Santiaciclo, el Camino de Santiago solidario sobre un monociclo.

Un hombre y su monociclo

El monociclo es su pasión desde 2006, momento en el que adquirió uno en Berlín, donde residía. En un principio, sólo era capaz de avanzar unos metros sobre él. No sería hasta 2009 cuando decidió -"siguiendo un poco la promesa incumplida que tenía con mi pareja de entonces, de que algún día la acompañaría en monociclo mientras ella fuera en bici"- aprender el arte del equilibrio sobre una rueda. Así, como homenaje a su compañera, ya fallecida, comenzaron las aventuras que llevarían a Daniel a los más inhospitos lugares.

Después de aprender lo básico de la Asociación de Circo Cordobesa, las primeras experiencias en calles concurridas le ayudarían a progresar con mayor rapidez. Para ello adquirío su actual monociclo, al que bautizó Amedio "ya que no es sólo "mi mono", sino que además desde que voy campo a través, como decía la canción de Marco" explica en su blog.

En un principio, Daniel quería realizar un recorrido completo en monociclo por la ruta de los 88 templos, en Japón. El cambio de idea hacia parajes patrios se debió "a la dificultad y, para tranquilidad de mi familia, decidí seguir el consejo de mi padre y hacer algo más asequible en España".

Peregrino solidario

Con la decisión de realizar el Camino de Santiago ya tomada, se puso en contacto con las organizaciones a las que pertenecía y propuso el proyecto. Asi nació el 'Santiaciclo', un recorrido que comenzará en Saint Jean Pied-de-Port y seguirá el camino francés hasta Muxia, por la ampliación de la ruta conocida como el 'camino de las estrellas'.

La fecha elegida, después de varios intentos fallidos debido a las dificultades en el terreno de las rutas elegidas y a una lesión fortuita, será a finales de junio, "pero depende de si consego todo el equipo y fondos para hacer el camino, de si no tengo ningún percance y además de la meteorología en el puerto de montaña de los Pirineos".

A pesar de ello, estas experiencias le han servido para aprovechar el tiempo, entrenar diariamente y planearlo mejor. "Ahora me siento preparado para hacer los 900km de la ruta francesa con el añadido de Fisterra y Muxía", señala Daniel. Serán en total 35 etapas.

Tres formas de ayudar en una sola ruta

Durante el viaje, Daniel promocionará la labor humanitaria de cada una de las ONG, concienciando mientras pedalea. Para ello, contará con la ayuda de las sonrisas para hacer hincapié en la labor de Payasos sin Fronteras en los lugares más desfavorecidos del mundo, repartirá las pastillas 'contra el dolor ajeno' de Médicos Sin Fronteras sF en la lucha contra enfermedades olvidadas y realizará un estudio medioambiental del terreno para mostrar, en consonancia con el espíritu de Greenpeace, el impacto del paso del hombre y del cambio climático en nuestros paisajes.

A diferencia de la idea habitual que se tiene del Camino de Santiago como algo personal, Daniel propone un proyecto compartido. Durante su marcha, se podrá seguir a traves de las redes sociales y del blog del 'Santiaciclo' la evolución del cordobés, con datos sobre su posición, velocidad o pulso.

Aparte de todas estas labores, continuará con su trabajo diario como redactor web "por lo que para realizar aventuras no hace falta ser rico ni dejarlo todo atrás, es cuestión de organizarse", recuerda el ingeniero, como invitación a que todos sigan su ejemplo.

Daniel busca por encima de todo recordar la labor de los "geniales voluntarios" de sus promotores. Asimismo, intentará que se realicen donativos a cualquiera de las tres ONG (MsF, PsF o Greenpeace) como patrocinio, tanto si provienen de los peregrinos como a través del blog donde una sencilla aplicación permitirá elegir a qué organización se destina lel dinero. Su objetivo pasa por recaudar 10 euros por kilómetro, llegando a 9.000 euros.El monto total estará destinado integramente a estas organizaciones.

Cuando finalice el proyecto, el cordobés publicará un documental en vídeo y un libro que narraran la experiencia vivida durante esta aventura solidaria.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web