Imprimir

Carlos González: de recibir su leche a administrar Unicef

on . . Visitas: 437

elmundo

14-04-2011bisEn los años 40, la tasa de mortalidad infantil en España era de 142 niños muertos por cada 1.000 nacidos vivos. Enfermedades como la difteria, la viruela, y la diarrea hacían estragos. Unicef llegó a España en los 50 y en 1954 firmó el primer convenio con el Gobierno español, que supuso la llegada de 300 millones de kilos de toneladas de leche en polvo hasta 1968.

Carlos González fue uno de los miles de beneficiarios de aquella leche en polvo y del inolvidable queso naranja de la Ayuda Social Americana. "Yo estudiaba en el colegio público de San Lorenzo de El Escorial y nos ponían en fila para darnos el vaso de leche", recuerda.

El 12 de abril de 1961 tuvo lugar la primera reunión de amigos de Unicef, que se organizaron como asociación para difundir en España la labor del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia y aportar fondos. Aquel año la asociación lanzó su primera campaña de tarjetas navideñas y vendió 30.000 unidades.

En 1970 se dejó de solicitar ayuda para niños españoles

En los años siguientes Unicef España abrió sedes territoriales y continuó su captación de socios. En 1970 se dejó de solicitar ayuda para los niños españoles, aunque continuaron abiertos algunos programas.

No fue hasta 1974 cuando los caminos de la ONG de Mauricio Legendre y de Carlos González volverían a cruzarse. "Un amigo me dijo que necesitaban personal para Unicef y empecé a colaborar con ellos a tiempo parcial, en contabilidad. Así me enteré de que la leche que tomaba en el colegio provenía de ellos", cuenta el actual responsable de Administración de la ONG.

Los derechos del niño, en la Constitución

De esta época, Carlos destaca el papel de Unicef "como parte activa para que la Declaración de los Derechos del Niño quedaran recogidos en la Constitución. Fueron unos años de mucha actividad".

'Nunca olvidaré la respuesta de la gente para ayudar a Ruanda'

En su opinión, uno de los hechos más destacables es la solidaridad de los españoles. "En los años 80 realizamos los primeros llamamientos para emergencias y comprobamos la gran respuesta de la gente. "Nunca olvidaré la movilización de la sociedad española para ayudar a Ruanda. En pleno agosto recaudamos más de 500 millones de pesetas".

¿Por qué colaborar con UNICEF y no con otra organización?, le pregunto. "Porque trabaja con los gobiernos para cambiar leyes, para que en los presupuestos la partida para infancia esté equilibrada, porque apuesta por la educación para el desarrollo y porque colabora con otras organizaciones . Su sistema se trabajo es eficaz y barato. Trabajar con esta ONG engancha", concluye.

Y añade: "Mucha gente no sabe que las vacunas que pone Médicos Sin Fronteras las aporta Unicef, que facilitamos pastillas potabilizadoras o que capacitamos a la gente para que sigan pautas de higiene básicas para prevenir enfermedades".

A lo largo de estos 50 años, UNICEF se ha consolidado como una de las primeras ONG españolas. UNICEF España figura entre los ocho primeros comités nacionales de UNICEF que aportan recursos a los programas del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y en lo que va de siglo ha aportado a programas de cooperación y emergencias en terreno con 322,5 millones de euros.

En la actualidad, 244.000 socios respaldan su trabajo en 159 países. "La labor de nuestros embajadores de buena voluntad Pau Gasol, Imanol Arias y Ana Duato o Fernando Alonso ha sido muy importante para sensibilizar a la opinión pública", afirma Carlos González, rodeado de fotografías de los jugadores del Barça con el logo de Unicef en la camiseta.

Sobre el futuro de la cooperación en tiempos de crisis, es tajante: "Mientras haya solidaridad, hay futuro".

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web