Imprimir

Greenpeace se sumará a la manifestación antinuclear convocada este sábado en Valencia

on . . Visitas: 504

 

09-04-2011treLa asociación ecologista Greenpeace ha anunciado su adhesión a la manifestación antinuclear convocada para este sábado en Valencia por la plataforma Tanquem Cofrents (Cerrar Cofrentes) y ha instado a los ciudadanos a participar en la marcha, que partirá a las 18.30 horas de la Plaza de San Agustín y se dirigirá a la sede de la Delegación del Gobierno en la Comunidad Valenciana.

Greenpeace ha resaltado que el objetivo de esta manifestación es reclamar al Gobierno central el cierre inmediato de las centrales nucleares de Cofrentes, en Valencia, y Santa María de Garoña, en Burgos, cuyo diseño es similar al de la planta accidentada de Fukushima (Japón).

Según la organización ecologista, la central nuclear ha acumulado en lo que va de año tres sucesos de seguridad notificables, de acuerdo a los datos del Consejo de Seguridad (CSN), lo que confirma "su mal funcionamiento y su pésima cultura de seguridad, ya denunciada en el pasado por organismos internacionales como la Asociación Mundial de Operadores Nucleares, WANO".

Ha detallado que los tres últimos sucesos se han debido a un error humano durante la realización de una prueba de instrumentación de detección de radiación de Sala de Control, un fallo en la apertura de una válvula situada en la línea de recirculación del sistema de aspersión del núcleo a alta presión y un fallo en un monitor de radiación de la Sala de Control, que provocó el cierre de dos válvulas de aislamiento y el arranque automático de uno de los sistemas de filtración de emergencia de la Sala de Control.

Así, con los datos del CSN en la mano, desde el año 2001 hasta hoy la central nuclear de Cofrentes ha sufrido al menos 103 sucesos de seguridad notificados, de los que dos han sido de Nivel 1 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES), y 25 paradas no programadas.

Además, desde 2007 la central nuclear de Cofrentes ha tenido que declarar seis prealertas de emergencia por motivos técnicos, cinco de ellas en los últimos tres años por el fallo reiterado de las válvulas de alivio y de seguridad del circuito primario, por donde circula a presión agua altamente radiactiva, un problema aún sin resolver, ha agregado Greenpeace.

"RIESGO CADA VEZ MÁS ALTO"

La ONG asegura que en sus 27 años de vida, Cofrentes "ha sufrido una larga serie de fallos y problemas de seguridad sin resolver que evidencian, por un lado, el envejecimiento y el agotamiento de su vida útil y, por otro, la pérdida de cultura de seguridad" y alerta de que estos hechos suponen que "existe un riesgo cada vez más alto de que se produzca un accidente nuclear en esta central".

Asimismo, Greenpeace considera que el grave accidente nuclear de Fukushima, que sigue sin control casi un mes desde que se iniciara y que ha provocado ya una importante contaminación radiactiva, "debe provocar un cambio en la política energética del Gobierno central y encaminarse urgentemente hacia un sistema 100 por cien renovable". Europapress

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y para ofrecerle contenidos más interesantes. Para obtener más información sobre las cookies y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de Privacidad.

Sí, acepto cookies de esta web